Mapa demográfico de Europa

El crecimiento anual medio de Europa es el más bajo del mundo, y hay varios países cuya población desciende de año en año. Este estancamiento demográfico es el punto culminante de un proceso que arrancó con la Revolución Industrial en el siglo pasado, y que supuso el paulatino descenso de las tablas de natalidad y mortalidad. Todo ello configura una sociedad en la que aumenta el porcentaje de población mayor de 65 años y disminuye el de jóvenes menores de 20, lo que puede originar un desequilibrio entre las clases activas y pasivas, y comprometer en un futuro las prestaciones sociales de carácter público, que en Europa (sobre todo en Escandinavia y los países de Europa centrooccidental) han alcanzado su máximo desarrollo. La esperanza media de vida de los europeos supera con creces los 70 años (más de 75 en varios países), lo que contrasta con los apenas 60 años del continente europeo y muestra el elevado nivel de vida que, en general, disfrutan los europeos. No obstante, países como Albania o los antiguos miembros del bloque soviético están aún están lejos del grado de desarrollo alcanzado en Europa occidental, lo que se refleja en su mayor dinamismo demográfico y otros indicadores del nivel económico y cultural (porcentaje de población universitaria, producto interior bruto por habitante o número de médicos por habitante). Europa ha sido tradicionalmente un foco de emigración hacia Australia, Estados Unidos o Sudamérica, pero en las últimas décadas se ha invertido la tendencia y se ha convertido en receptor de inmigrantes procedentes de África, Oriente Próximo, Sudamérica y el Indostán. Los movimientos de población intercontinentales también han sufrido modificaciones en los dos últimos decenios: la caída del comunismo en Europa oriental ha traído consigo grandes oleadas de emigrantes de estos países hacia las potencias económicas occidentales, a la vez que se ha reducido el flujo procedente de la Europa mediterránea.

Europa es el continente más densamente poblado, ya que alcanza los 67 h/km². La población se distribuye de forma irregular a lo largo de la masa continental, aunque su exigua extensión no permite la existencia de vastas áreas despobladas, como sucede en otros continentes (desierto del Sahara en Africa, Siberia en Asia, Canadá septentrional en América del Norte, Amazonas en América el Sur o desierto australiano en Oceanía). Las mayores densidades de población se dan en una banda que parte del Reino Unido, atraviesa Europa centroccidental (Países Bajos, Bélgica, oeste de Alemania y norte de Francia) y llega hasta el norte de Italia. Se trata de la región más industrializada y de mayor prosperidad económica. Hay otras áreas muy densamente pobladas, como las islas danesas, la zona de influencia de Moscú o Estambul, la Silesia centroeuropea, el País Vasco o la periferia de Madrid y Barcelona. En cambio, las regiones septentrionales de clima extremo en Rusia, Noruega, Suecia y Finlandia están escasamente ocupadas, y al norte del Círculo Polar Artico los asentamientos humanos se reducen a ciudades portuarias de pequeño tamaño, como Murmansk (Rusia) o Narvik (Noruega), y a núcleos rurales aislados. El grado de urbanización de Europa es también el más elevado del mundo, aunque existen diferencias entre las regiones antes mencionadas con mayor densidad de población y la Europa mediterránea, balcánica y oriental, en las que el porcentaje de población rural es mayor. Las ciudades más pobladas del continente son París, con casi diez millones de habitantes en su zona de influencia; Moscú, que supera los nueve millones; Londres, que se aproxima a los siete; Estambul, con casi seis; San Petersburgo, con más de cinco; Atenas, que rebasa los tres millones, y Madrid, que también los alcanza.
Por encima de los dos millones están Lisboa y algunas ciudades del este de Europa, como Kiev, Bucarest y Budapest, y por debajo de esa cifra hay un amplio elenco de núcleos urbanos destacados: Barcelona, Milán, Birmingham, Marsella, Belgrado, Amsterdam, Munich, Oporto, Praga, Varsovia, Belgrado y Sofía son algunos ejemplos.