Mostrando entradas con la etiqueta Antigua Roma. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Antigua Roma. Mostrar todas las entradas

Cornell, T. J. - Los Orígenes de Roma 1000-264 a. C.

T. J. CORNELL - LOS ORÍGENES DE ROMA C. 1OOO-204 A.C. Italia y Roma de la Edad del Bronce a las guerras púnicas El origen y la formación de la ciudad que durante varios siglos iba a erigirse en la primera potencia del Mediterráneo han estado durante largo tiempo envueltos en la leyenda y el mito. Como dijo en su tiempo el historiador romano Polibio, ¿puede haber alguien tan necio y negligente que no se interese en conocer cómo pasó Roma de la nada a convertirse en la potencia que dominó Italia? Este libro trata precisamente de ese proceso histórico, el de la transformación de una aldea primitiva de la Edad del Hierro en una ciudad situada en la frontera del mundo etrusco, que supo aprovechar la oportunidad que le deparaba su situación estratégica —en la confluencia del Tíber con las principales rutas transversales de la Italia central—, su larga experiencia de contactos culturales y económicos con civilizaciones más avanzadas —griegos, fenicios y etruscos— y su aguda visión política, que favoreció su expansión territorial en una época en que otras culturas periféricas estaban en franco retroceso. La labor de seleccionar los datos históricos más relevantes, basados en la evidencia arqueológica recuperada durante los últimos veinte años, y separarlos del mito y la leyenda constituye sin duda el principal mérito de este libro, serio y riguroso, que incide particularmente en las cuestiones más polémicas de los orígenes romanos. T. I. Cornell es profesor de historia antigua de la Universidad de Manchester y ha dirigido durante muchos años la Escuela Británica de Roma, donde se convirtió en uno de los principales expertos en historia romana.

Cornell, T. J. - Los Orígenes de Roma 1000-264 a. C. by quandoegoteascipiam

La Guerra de las Galias - Julio César

La Galia esta dividida en tres partes: una que habitan los belgas, otra los aquitanos, la tercera los que en su lengua se llaman celtas y en la nuestra galos. Todos estos se diferencian entre si en lenguaje, costumbres y leyes. A los galos se- para de los aquitanos el rio Carona, de los belgas el Marne y Sena. Los mas valien- tes de todos son los belgas, porque viven muy remotos del fausto y delicadeza de nuestra provincia; y rarisima vez llegan alla los mercaderes con cosas a proposito para enflaquecer los brios; y por estar vecinos a los germanos, que moran a la otra parte del Rin, con quienes traen continua guerra. Esta es tambien la causa porque los helvecios² se aventajan en valor a los otros galos, pues casi todos los dias vie- nen a las manos con los germanos, ya cubriendo sus propias fronteras, ya inva- diendo las ajenas. La parte que hemos dicho ocupan los galos comienza del rio Rodano, confina con el Carona, el Oceano y el pais de los belgas; por el de los secuanos³ y helvecios toca en el Rin, inclinandose al Norte. Los belgas toman su principio de los ultimos limites de la Galia, dilatandose hasta el Bajo Rin, mirando al Septentrion y al Oriente. La Aquitania entre Poniente y Norte por el rio Carona se extiende hasta los montes Pirineos, y aquella parte del Oceano que bana a Espana. II. Entre los helvecios fue sin disputa el mas noble y el mas rico Orgetorige. Es- te, siendo consules⁴ Marco Mesala y Marco Pison, llevado de la ambicion de rei- nar, gano a la nobleza y persuadio al pueblo «a salir de su patria con todo lo que tenian; diciendo que les era muy facil, por la ventaja que hacian a todos en fuerzas, senorearse de toda la Galia». Poco le costo persuadirselo, porque los helvecios, por su situacion, estan cerrados por todas partes; de una por el Rin, rio muy ancho y muy profundo, que divide el pais Helvetico de la Germania; de otra por el alti- simo monte Jura, que lo separa de los secuanos; de la tercera por el lago Leman y el Rodano, que parte terminos entre nuestra provincia y los helvecios. Por cuya causa tenian menos libertad de hacer correrias, y menos comodidad para mover guerra contra sus vecinos; cosa de gran pena para gente tan belicosa. Demas que para tanto numero de habitantes, para la reputacion de sus hazanas militares y va- lor, les parecia termino estrecho el de doscientas cuarenta millas de largo, con ciento ochenta de ancho.

La Guerra de Las Galias - Julio Cesar by Juan Carlos Lopez Villa