Mostrando entradas con la etiqueta Dinosaurio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Dinosaurio. Mostrar todas las entradas

Descubren un grupo de raros dinosaurios “sociables” en Mongolia





Un equipo de paleontólogos de la Universidad de Hokkaido de Japón descubrió en el desierto del Gobi en Mongolia, una colonia de dinosaurios de una especie poco común: “los tericinosaurianos”. Dinosarios sociables.

El hallazgo sugiere que estas criaturas de pequeño tamaño eran unos animales sociales. Estos reptiles vivieron aproximadamente hace 70 millones de años y se diferenciaban por su aspecto inusual: los tericinosaurianos tenían un cuerpo voluminoso y redondo, cuello largo, patas gruesas y cabeza pequeña, parecida a la de una tortuga.

Otra interesante característica descubierta eran las tres enormes garras en cada una de sus patas delanteras. Los científicos todavía no pueden identificar con precisión el propósito de estas zarpas: posiblemente las utilizaban para acercar las ramas con hojas hacia la boca o para astillar algún material vegetal (de la misma manera que los pandas comen bambú). A pesar de pertenecer a un grupo de terópodos carnívoros, al igual que ‘el rey de los depredadores’: el Tiranosaurio, los tericinosaurianos eran herbívoros.

Según los científicos japoneses, el descubrimiento de la colonia de tericinosaurianos “fue una gran sorpresa”, ya que casi no se conservaban los restos de esta especie. Durante la expedición del año 2011 el guía de los científicos encontró primeras cáscaras de huevos fosilizados, y después, justo al lado de un aparcamiento, los investigadores descubrieron un nido.

Posteriomente los paleontólogos descubrieron otros cuatro nidos, y un año más tarde fueron excavados otros 17 nidos, en los que había un total de 75 huevos.

¡Naturalis encuentra al codiciado T. rex!




Naturalis Biodiversity Center ha continuado la búsqueda de un Tyrannosaurus rex. En cooperación con el Black Hills Institute, la semana pasada se realizaron excavaciones en un rancho en Montana. La excavación está todavía en curso, pero ya está claro que hay un fantástico T. rex.

Esta primavera Naturalis comenzó la búsqueda del Tyrannosaurus rex, el rey de los dinosaurios. Durante la primera expedición sólo se encontraron partes de la pata y el pie izquierdos del Tyrannosaurus rex, aunque los miembros de la expedición habían esperado encontrar más restos. En ese momento Naturalis siguió excavando en Montana en otro hallazgo de T. rex. De este ejemplar se habían descubierto grandes partes de un enorme cráneo, la columna vertebral y las patas. Mientras tanto se han descubierto muchas otras partes del esqueleto. Se trata de un ejemplar adulto, probablemente una hembra. Los huesos están bien conservados: no muestran ninguna deformación ni fragmentaciones como suele ser el caso con otros dinosaurios fósiles.

Con el T.rex, Naturalis desea llevar a casa el dinosaurio carnívoro más famoso del mundo y que más despierta la imaginación. Naturalis sólo tiene dinosaurios herbívoros en la colección. Para poder contar la historia completa le hace falta un carnívoro. En 2017 se abrirá el museo Naturalis completamente renovado. Lo más destacado de la nueva presentación es una sala de dinosaurios, Dinozaal, donde se expone ampliamente la diversidad de estos reptiles. T. rex se convierte así en la principal atracción.

El T.rex es muy raro y por lo tanto no sólo es importante como atracción para el público, sino también para la ciencia. Edwin van Huis, director del Centro de Biodiversidad Naturalis: "Cada hueso de cada T. rex proporciona más conocimientos acerca de este depredador y su entorno. Podemos llevar a cabo aquí investigaciones científicas durante décadas. "Este es el primer esqueleto original de un T. rex que se puede ver fuera de los Estados Unidos. El fósil es propiedad del propietario del terreno. Naturalis tiene el derecho de ser el primer comprador. Para obtener el importe para la compra, Naturalis va a recaudar fondos intensivamente.

Indicios prometedores

En este descubrimiento también ha jugado un papel importante el experto en T. rex Pete Larson del Black Hills Institute, Hill City, Dakota del Sur, EE.UU. Él conocía el lugar de Montana donde una pareja de paleontólogos aficionados descubrieron por casualidad los restos fósiles , que encontraron una parte del cráneo, la mandíbula inferior, dientes sueltos y una parte de la cadera y la cola. Se esperaba poder encontrar más material del T.rex.

El interés científico

Además del hecho de que el animal es una atracción para el museo, el esqueleto del T. rex posee gran valor científico. La paleontóloga y experta en dinosaurios Anne Schulp, que ha participado en la excavación representando a Naturalis en América declaró: "Estoy muy contenta de haber podido hacer esta excavación. Hay pocos hallazgos de fósiles conocidos del T. rex, y hasta ahora todavía hay muchas preguntas sin respuesta. Por ejemplo, todavía no conocemos la longitud de la cola, pues no se ha encontrado nunca una cola completa. Asimismo, la distinción entre los esqueletos de machos y hembras es un interesante rompecabezas que aún no ha sido resuelto por completo. "También hay preguntas sobre la inteligencia del T. rex, si era un animal social, si los padres cuidaban de sus crías, o si tenían un comportamiento migratorio. Con la ayuda de este fósil los investigadores de Naturalis podrán contribuir a resolver estas preguntas, obtener una mejor visión o incluso plantear nuevas preguntas.

El rey carnívoro

El Tyrannosaurus rex vivió a finales del período Cretácico, hace 67,5 a 66,0 millones de años. Es uno de los carnívoros más grandes que caminaron sobre la tierra. No hay ningún vertebrado conocido con una mordedura más fuerte que este dinosaurio. Un animal adulto puede tener casi trece metros de largo y pesar entre 4.000 y 5.000 kilos. Los restos de T. rex se han encontrado sólo en el oeste de Norteamérica.

La experiencia de la propia excavación

El público puede seguir lo que sucedió durante la excavación y experimentar la emoción. Los miembros de la expedición han registrado sus experiencias cotidianas en texto e imagen en un nuevo blog en http://www.naturalis.nl. La revista National Geographic de Holanda/Bélgica también realiza un reportaje sobre la excavación, que se publicará en la revista posteriormente.

El sábado 7 y Domingo, 8 de septiembre Naturalis tratará de realizar una conexión en directo con la paleontóloga Anne Schulp. A las 16:00 Anne Schulp relata las últimas noticias de América en la sala Livescience y los visitantes pueden hacer preguntas. Los niños también pueden compartir la experiencia de la expedición. En el sitio web para niños de Naturalis, http://www.n-kids.naturalis.nl, hay una página temática especial. Todos pueden participar virtualmente en una expedición a través del juego expedición T. rex, que está en línea en el mismo sitio web para niños.

Las huellas de dinosaurio más recientes de Europa



Las pisadas fósiles más modernas de Europa han sido descubiertas por un equipo de investigadores españoles. El hallazgo, logrado en zonas areniscas de las orillas de distintos ríos del Pirineo aragonés y catalán, demostraría que los dinosaurios habitaron en esa parte del mundo hasta el final del periodo Cretácico.

Las icnitas o pisadas fósiles son evidencia irrefutable de que los dinosaurios ocuparon esa zona geográfica hace 65 millones de años, pues solo se plasman cuando un organismo vivo se desplaza en el momento en que se forma la roca. Según explica un comunicado la Universidad de Zaragoza, los huesos fósiles pueden erosionarse y volverse a depositar en rocas más modernas, pero en el caso de las icnitas no es posible.

El Grupo Aragosaurus-IUCA, que agrupa a investigadores de la Universidad de Zaragoza, la Universidad Autónoma de Barcelona y el Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusanfont (ICP), han logrado hacerse con un registro fósil escaso y limitado a pocos lugares en el mundo, como los Pirineos. El de ahora es el resultado de décadas de trabajo, que entre otras cosas ha demostrado que los dinosaurios conocidos como «picos de pato» vivieron en los últimos miles de años del Cretácico. Ese estudio fue publicado hace poco en la revista PlosOne.
Las pisadas serían de hadrosáuridos

Los hallazgos logrados en los areniscos que se formaban en los caudales, han sido reconocidos como pisadas de hadrosáuridos. El estudio detallado de los fósiles demuestra que el rastro de los hadrosáuridos, que eran abundantes en las orillas de los ríos hace unos 65.5 millones de años, desapareció de forma brusca.

Para los investigadores resulta difícil relacionar las pisadas fósiles con una especie en concreto. Es complicado encontrar las huellas junto al dinosaurio que las produjo. En este caso, en la misma formación geológica donde se han encontrado las icnitas, se ha documentado la presencia de dinosaurios hadrosáuridos Arenysaurus en Arén (Huesca) y Pararhabdodon, en Isona (Lleida). Dos buenos candidatos que podrían haber dejado sus improntas en el barro hace 65.5 millones de años en lo que hoy conocemos como los Pirineos.