Mostrando entradas con la etiqueta EEUU. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta EEUU. Mostrar todas las entradas

El falso sueño americano


  • Cómo se fue el envío al Oeste de hijos de inmigrantes desde Nueva York y otras ciudades

  • Es la cara oculta del sueño americano y duró hasta 1930

  • Muchos niños terminaron 'esclavizados'

Uno de los 'Trenes de huérfanos" que entre 1854 y 1930...
Uno de los 'Trenes de huérfanos" que entre 1854 y 1930 llevaron a los niños desde la Costa Este hasta el Medio Oeste de EEUU.
A mediados del siglo XIX Nueva York fue la puerta de entrada a América para millones de inmigrantes que llegaban huyendo de la crisis, las hambrunas y las persecuciones que tenían lugar en Europa. La ciudad, en plena expansión, ejercía un potente efecto llamada pero a medida que se convertía en el centro industrial y financiero del país y del mundo, también crecía la pobreza de gran parte de sus habitantes. Lo hacía hasta tal punto que se calcula que en 1854 y sólo en sus calles malvivían más de 35.000 huérfanos y menores abandonados o vagabundos, una realidad que se repetía en otras muchas ciudades de la Costa Este.
Los menores comenzaron a ser un problema social, una realidad incómoda que había que esconder y para la que el pastor metodista Charles Loring Brace ideó un infalible remedio. Creó la 'Sociedad de Socorro a la Infancia' con el claro objetivo de acabar con "los delincuentes y vagos menores de edad" que abarrotaban las calles de Nueva York. El proyecto, sobre le papel evangelizador de Loring Brace, que contó con la aprobación y el apoyo de las instituciones gubernamentales y religiosas y de las grandes corporaciones empresariales, acabaría convirtiéndose en una forma más de la esclavitud que pervivió en Estados Unidos hasta bien entrado del siglo XX y en una de las muchas caras ocultas y terribles del sueño americano.
La Sociedad de Socorro a la Infancia puso en marcha los Trenes de huérfanos que funcionaron durante más de 75 años -hasta 1930- y transportaron a más de 250.000 niños desde las pujantes ciudades de la Costa Este, a la que no paraban de llegar inmigrantes, hasta el Medio Oeste para ser supuestamente adoptados.
La realidad es que al llegar a su destino la inmensa mayoría de los menores se convirtió en mano de obra gratuita para granjeros e industriales que les explotaron bajo contrato. Los trenes efectuaban diferentes paradas y en cada una de ellas los niños, despojados de identidad y dignidad alguna, eran obligados a bajar y formar, ordenados por estatura, frente a las familias del pueblo que se reunían para inspeccionarles en el sentido más literal: se les examinaban los dientes, los ojos y los miembros para determinar si un niño era lo bastante fuerte para el trabajo en el campo o disponía de la habilidad y el buen carácter necesarios para cocinar, limpiar y servir en una casa.
Los bebés y los chicos de mayor edad eran los primeros en ser escogidos; las niñas mayores eran las últimas. Después de un breve periodo de prueba, los menores eran definitivamente asignados a las familias de acogida o devueltos al tren para probar fortuna en la siguiente ciudad.

El discurso del pastor

Charles Loring Brace argumentaba que el trabajo duro, la educación, la crianza firme y compasiva, y los valores cristianos eran la única forma de salvar a estos niños de la depravación y la pobreza. Las ciudades e la Costa Este ya no tenían huérfanos, pero aquellos niños, en su mayoría inmigrantes irlandeses, italianos o polacos, seguían sin tener hogar.
Los Trenes de huérfanos forman parte de la vergonzosa cara B en la historia de un país que solo está escrita por los vencedores, que glorifica al dinero e idolatra a magnates y generales, pero que es capaz de enterrar en el olvido a los miles de menores que fueron movilizados y explotados. La vergüenza, el desarraigo y el sufrimiento llevaron a los niños de los trenes a ocultar esta historia en su vida adulta y solo cuando sus hijos o familiares de segunda generación les animaron a hacerla pública se sintieron capaces de ello. Este silencio fue perfecto para las sucesivas administraciones que nunca quisieron reconocer la realidad ni menos aún paliar el daño causado. Hasta 1960, el Gobierno no tuvo ningún control sobre estos menores ni entró en contacto con ellos y si lo hizo fue solo tras ver el anuncio puesto en varios periódicos por dos mujeres, que en su infancia fueron pasajeras involuntarias de los trenes, para localizar a más personas en su situación.
Así, también por casualidad, descubrí yo este oscuro e incómodo episodio en la historia de Estados Unidos una desapacible tarde del invierno de1983 en casa de mis suegros, en Dakota del Norte. La nieve y el frío eran terribles fuera, el repertorio de juegos de mesa se había agotado y bucear en las estanterías de la casa curioseando qué podía leer me deparó un hallazgo que iba cambiar mi vida: el bisabuelo de mi marido había sido uno de los huérfanos de los trenes. Se llamaba Frank Robertson, y viajó en uno de aquellos trenes desde Nueva York hasta Hamestown, en Dakota del Norte junto a sus cuatro hermanos cuando tenía 10 años. El clan familiar procedía de Missouri.
No daba crédito a que aquella historia tan terrible hubiera permanecido prácticamente oculta. Comencé a investigar y a leer, me entrevisté con buena parte de aquellos niños que aún vivían (unos 145 encontré)... El objetivo siempre fue sacar a la luz una historia deliberadamente escondida, la de aquellos trenes de la vergüenza, devolver a aquellos huérfanos su dignidad e identidad arrebatadas y luchar para que la cara oculta del famoso sueño americano también figure en los libros.
--
El trabajo de investigación concluyó con una novela: El tren de los huérfanos que ya han leído más de dos millones de personas sólo en Estados Unidos y que ha sido publicada en 40 países. Como sociedad y como seres humanos tenemos la obligación de mantener viva la memoria.

EEUU conmemoró los 150 años del famoso discurso de Lincoln en Gettysburg



Estados Unidos conmemoró el martes el 150 aniversario del Discurso de Gettysburg, el llamado de Abraham Lincoln a un "renacer de la libertad", pronunciado en un punto de inflexión de la sangrienta Guerra Civil y devenido en emblema de la democracia estadounidense.

Miles de personas, políticos, turistas y aficionados a la historia vestidos con trajes de época, se congregaron el martes en el frío otoñal entre las tumbas del cementerio militar de Gettysburg en Pensilvania (este), en el mismo lugar donde el 19 de noviembre de 1863 el presidente Lincoln pronunció su breve y contundente mensaje.

"Esto es un sueño hecho realidad", afirmó Walter Whitten, un veterano afroestadounidense que viajó especialmente de Hawai con su esposa. "Es algo que he estado esperando durante muchos, muchos años".

Después de una recreación de las elocuentes palabras del mandatario, de discursos de legisladores e historiadores, de canciones y oraciones, 21 inmigrantes fueron naturalizados por un magistrado de la Corte Suprema.

La tarde del 19 de noviembre de 1863, cuatro meses y medio después de que el ejército de la Unión venciera en la Batalla de Gettysburg al de la Confederación, Lincoln pronunció las 272 palabras que quedarían grabadas para la historia. En diez frases y menos de dos minutos, hizo un llamado a los estadounidenses a volver a centrarse en los valores de la libertad, la igualdad y la democracia.

Menos de un año después de las primeras emancipaciones de esclavos, insistió en que todos los seres humanos nacen libres e iguales y en que Estados Unidos debía convertirse en la cuna de la libertad.

Y cerró con una frase que se convertiría en un referente histórico: "Que en esta nación, bajo el poder de Dios, renazca la libertad. Y que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no desaparezca de la Tierra".

La Batalla de Gettysburg, ocurrida del 1 al 3 de julio de 1863 e inicio de la retirada de los sureños, causó en tres días más de 50.000 muertos, heridos y desaparecidos.

El ejército de los confederados, comandado por el general Robert E. Lee, se vio obligado a replegarse frente al ejército de la Unión del general George Meade. Era el fin de la invasión de los estados del Norte por las tropas del Sur y la victoria de los que defendían la idea de Estados Unidos, encabezados por el presidente Lincoln.

La Guerra Civil terminaría dos años más tarde, pero el camino estaba allanado.

"El mundo notará poco, y no recordará por mucho tiempo lo que decimos aquí, pero nunca podrá olvidar lo que ellos hicieron", dijo Lincoln en honor de los soldados caídos en combate, en un discurso que terminó antes de que muchos dignatarios lograran acercarse al podio donde el presidente hablaba.

"En realidad, hubo un silencio incómodo al final de sus palabras, porque las personas que estaban allí dijeron '¿Ya terminó? ¡Es imposible!'", contó Joseph Reidy, un historiador de la Universidad Howard en Washington.

En los días siguientes, sin embargo, los periódicos del Norte publicaron el mensaje de Lincoln. Los editoriales saludaron su contundencia como "la obra de un genio", dijo el profesor. Elogiado por los historiadores, memorizado por los escolares estadounidenses, el Discurso de Gettysburg es más conocido hoy que la batalla del mismo nombre.

No obstante, al conmemorarse 150 años de las palabras de Lincoln, algunos se cuestionan si la clase política estadounidense respeta ese legado.

"Al iniciar un nuevo año fiscal con el cierre del gobierno, estamos muy lejos de mostrar al mundo que nuestra democracia es la mejor esperanza para la humanidad", se lamentó el presidente de la Universidad de Harvard, Drew Gilpin Faust, en un editorial el domingo en el Washington Post.

Investigan restos de un barco de 1900 hallado en una playa de Florida



Un equipo de expertos y arqueólogos investiga los restos de un barco hallado en Ponte Vedra Beach, en el noroeste de Florida (EE.UU.), y que, según los primeros indicios, data de principios del siglo pasado, informaron hoy medios locales.

Los restos del barco naufragado fueron descubiertos el 16 de octubre por Peggy Friedmann, una voluntaria en tareas de cuidado de nidos de tortugas en la reserva nacional de Guana Tolomato Matanzas, en el condado de St. Johns.

Peggy Friedmann explicó al canal First Coast News que vio "una parte de las costillas de hierro del barco que sobresalían de la arena", quizá gracias a las tormentas que descargaron recientemente sobre esa zona.

El arqueólogo Ckuck Meide, miembro del equipo que examina los restos, señaló que resulta siempre "muy emocionante para un arqueólogo encontrar nuevos restos de un naufragio", al tiempo que aseguró que esa zona de la costa y la próxima a la ciudad de San Agustín esconde numerosos barcos naufragados.

Al parecer, los restos pueden pertenecer a un barco con carga de combustible llamado "Fortuna II", que naufragó probablemente en la década de 1930 en esa zona.

Según la página web de la localidad de Ponte Vedra, se calcula que puede haber en la costa noreste de Florida unos 450 yacimientos arqueológicos de barcos que naufragaron cerca de esa zona.

¡Naturalis encuentra al codiciado T. rex!




Naturalis Biodiversity Center ha continuado la búsqueda de un Tyrannosaurus rex. En cooperación con el Black Hills Institute, la semana pasada se realizaron excavaciones en un rancho en Montana. La excavación está todavía en curso, pero ya está claro que hay un fantástico T. rex.

Esta primavera Naturalis comenzó la búsqueda del Tyrannosaurus rex, el rey de los dinosaurios. Durante la primera expedición sólo se encontraron partes de la pata y el pie izquierdos del Tyrannosaurus rex, aunque los miembros de la expedición habían esperado encontrar más restos. En ese momento Naturalis siguió excavando en Montana en otro hallazgo de T. rex. De este ejemplar se habían descubierto grandes partes de un enorme cráneo, la columna vertebral y las patas. Mientras tanto se han descubierto muchas otras partes del esqueleto. Se trata de un ejemplar adulto, probablemente una hembra. Los huesos están bien conservados: no muestran ninguna deformación ni fragmentaciones como suele ser el caso con otros dinosaurios fósiles.

Con el T.rex, Naturalis desea llevar a casa el dinosaurio carnívoro más famoso del mundo y que más despierta la imaginación. Naturalis sólo tiene dinosaurios herbívoros en la colección. Para poder contar la historia completa le hace falta un carnívoro. En 2017 se abrirá el museo Naturalis completamente renovado. Lo más destacado de la nueva presentación es una sala de dinosaurios, Dinozaal, donde se expone ampliamente la diversidad de estos reptiles. T. rex se convierte así en la principal atracción.

El T.rex es muy raro y por lo tanto no sólo es importante como atracción para el público, sino también para la ciencia. Edwin van Huis, director del Centro de Biodiversidad Naturalis: "Cada hueso de cada T. rex proporciona más conocimientos acerca de este depredador y su entorno. Podemos llevar a cabo aquí investigaciones científicas durante décadas. "Este es el primer esqueleto original de un T. rex que se puede ver fuera de los Estados Unidos. El fósil es propiedad del propietario del terreno. Naturalis tiene el derecho de ser el primer comprador. Para obtener el importe para la compra, Naturalis va a recaudar fondos intensivamente.

Indicios prometedores

En este descubrimiento también ha jugado un papel importante el experto en T. rex Pete Larson del Black Hills Institute, Hill City, Dakota del Sur, EE.UU. Él conocía el lugar de Montana donde una pareja de paleontólogos aficionados descubrieron por casualidad los restos fósiles , que encontraron una parte del cráneo, la mandíbula inferior, dientes sueltos y una parte de la cadera y la cola. Se esperaba poder encontrar más material del T.rex.

El interés científico

Además del hecho de que el animal es una atracción para el museo, el esqueleto del T. rex posee gran valor científico. La paleontóloga y experta en dinosaurios Anne Schulp, que ha participado en la excavación representando a Naturalis en América declaró: "Estoy muy contenta de haber podido hacer esta excavación. Hay pocos hallazgos de fósiles conocidos del T. rex, y hasta ahora todavía hay muchas preguntas sin respuesta. Por ejemplo, todavía no conocemos la longitud de la cola, pues no se ha encontrado nunca una cola completa. Asimismo, la distinción entre los esqueletos de machos y hembras es un interesante rompecabezas que aún no ha sido resuelto por completo. "También hay preguntas sobre la inteligencia del T. rex, si era un animal social, si los padres cuidaban de sus crías, o si tenían un comportamiento migratorio. Con la ayuda de este fósil los investigadores de Naturalis podrán contribuir a resolver estas preguntas, obtener una mejor visión o incluso plantear nuevas preguntas.

El rey carnívoro

El Tyrannosaurus rex vivió a finales del período Cretácico, hace 67,5 a 66,0 millones de años. Es uno de los carnívoros más grandes que caminaron sobre la tierra. No hay ningún vertebrado conocido con una mordedura más fuerte que este dinosaurio. Un animal adulto puede tener casi trece metros de largo y pesar entre 4.000 y 5.000 kilos. Los restos de T. rex se han encontrado sólo en el oeste de Norteamérica.

La experiencia de la propia excavación

El público puede seguir lo que sucedió durante la excavación y experimentar la emoción. Los miembros de la expedición han registrado sus experiencias cotidianas en texto e imagen en un nuevo blog en http://www.naturalis.nl. La revista National Geographic de Holanda/Bélgica también realiza un reportaje sobre la excavación, que se publicará en la revista posteriormente.

El sábado 7 y Domingo, 8 de septiembre Naturalis tratará de realizar una conexión en directo con la paleontóloga Anne Schulp. A las 16:00 Anne Schulp relata las últimas noticias de América en la sala Livescience y los visitantes pueden hacer preguntas. Los niños también pueden compartir la experiencia de la expedición. En el sitio web para niños de Naturalis, http://www.n-kids.naturalis.nl, hay una página temática especial. Todos pueden participar virtualmente en una expedición a través del juego expedición T. rex, que está en línea en el mismo sitio web para niños.