Mostrando entradas con la etiqueta NO-DO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta NO-DO. Mostrar todas las entradas

Franco visita Canarias en 1950

Durante la dictadura fueron frecuentes las visitas del entonces Jefe del Estado, el general Franco, a distintas ciudades y provincias españolas. Con motivo de una larga gira que incluyó la visita al Sahara Occidental, Franco visitó Canarias en octubre de 1950. Este documental de No-Do nos describe bien no sólo cómo se desarrolló, sino también cómo desde el aparato de propaganda se quiso publicitar el carácter multitudinario del recibimiento y la vinculación de Franco con las Islas durante el tiempo en el que fue Capitán General  y cómo desde este puesto se sumó al golpe de estado que dio inicio a la Guerra Civil. Una limitadísima y muy valiosa serie de sellos filatélicos fue una de las iniciativas que se promovieron para recordar esa visita oficial

El inicio de la década de los cincuenta coincide con el inicio de una nueva etapa de superación de la  recientísima condena internacional de la Dictadura franquista. La situación interna no es buena, especialmente en el ámbito económico. Los problemas de abastecimiento, especialmente del alimentario, eran particularmente graves en Canarias. De hecho la política económica de autarquía se tuvo que suavizar dadas las circunstancias del territorio donde el objetivo del autoabastecimiento resultaba imposible. No obstante, la economía estaba fuertemente controlada por el estado. La década anterior fue la del Mando Económico de Canarias, con García Escámez, una experiencia de centralización militarizada de la administración económica de las islas en el contexto de gran escasez de la Segunda Guerra Mundial e inmediata posguerra.

Canarias en 1950 era un territorio atrasado, con niveles de desarrollo económico y social claramente inferiores a los del conjunto de España. Ya en la década de los cincuenta, tras años de estricta prohibición, se permitió nuevamente la emigración exterior, válvula de escape que permitía, a través de la reducción de la población activa, combatir el desempleo estructural crónico que padecían las islas.