Mostrando entradas con la etiqueta Prehistoria. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Prehistoria. Mostrar todas las entradas

Descubren una cría de mamut y uno de los mayores conjuntos de rinoceronte lanudo de la Península


Ilustración de el rinoceronte lanudo. | DIEGO ÁLVAREZ LAO


Hace unos 35.000 años, una cría de mamut de un año de edad y con una esperanza de vida de 60 años que caminaba por lo que hoy es Puertas de Vidiago (Asturias) se alejó de la manada y del cuidado vigilante de su madre y se arrimó a una zona peligrosa.

"Se trataba de una depresión del terreno, llamada dolina de colapso, que desembocaba en una de las innumerables cuevas del subsuelo del oriente asturiano", explica Diego Álvarez Lao, profesor del departamento de geología de la Universidad de Oviedo y coordinador de la excavación de Jou Puerta, cuyos resultados acaban de publicarse en la revista 'Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology'.

Al igual que los otros 33 animales que compartieron la suerte del pequeño mamut durante los 6.000 años en que se mantuvo abierto el agujero que comunicaba con la cueva, una vez que cayó dentro el animal fue incapaz de trepar por las paredes de la cavidad y salir al exterior, si es que aún seguía vivo tras el impacto.

"Gran parte de los restos que hemos recuperado corresponden a individuos juveniles, menos experimentados y desconocedores de los peligros del terreno, como es el caso de los dos rinocerontes lanudos de entre seis y siete años y un pequeño leopardo, aún con dientes de leche todos ellos", señala el paleontólogo.
Un rinoceronte hercúleo

Entre los restos de rinoceronte lanudo recuperados, Álvarez Lao destaca "un húmero de extraordinario tamaño y robustez que por sus dimensiones perteneció a uno de los mayores rinocerontes lanudos que se han documentado en el registro fósil de todo el mundo".


"El conjunto de rinoceronte lanudo hallado en Jou Puerta es uno de los más ricos de la Península"

Con 105 restos correspondientes a tres individuos (dos jóvenes y un adulto viejo), "el conjunto correspondiente a esta especie hallado en Jou Puerta ha resultado ser uno de los más ricos de la Península Ibérica" afirma Álvarez Lao. Concretamente, explica el paleontólogo, el equipo consiguió extraer una mandíbula inferior "muy bien conservada", restos de una extremidad anterior "muy completa", vértebras, una pelvis y otros restos "de casi todas las partes del cuerpo, además de numerosos dientes aislados".
El mayor ciervo de la historia natural

Pero los rinocerontes lanudos no fueron los únicos colosos ya extinguidos que corrieron la misma suerte. En el Jou Puerta también quedó atrapado un ejemplar del mayor ciervo que existió en la historia de la evolución: un megaloceros o ciervo gigante.


Se han recuperado restos de megaloceros, un cérvido con astas de metro ochenta

"Se trata de una especie poco frecuente en los yacimientos ibéricos, y de la que en Jou Puerta hemos podido recuperar fragmentos de un asta descomunal", destaca Álvarez Lao. De hecho, entre los extremos de ambas astas había una distancia (envergadura) de tres metros y medio, y cada asta medía en torno a un metro ochenta desde la base hasta su extremo. El propio cérvido medía más de dos metros sólo hasta la cruz (el "hombro" del animal).
Los herbívoros, una ventana al clima ancestral

La condición de trampa natural y posterior cobertura con lodo y piedras del yacimiento no sólo ha permitido que los huesos lleguen al presente en un excepcional estado de conservación, protegidos de la erosión y la acción fragmentadora de los carnívoros. Además, una trampa de estas características, explica Álvarez Lao, evita la selección presente en yacimientos resultado de la actividad de depredadores, tanto humanos como animales, que podían limitarse a cazar unas pocas especies en consonancia con sus preferencias alimenticias.

"Puesto que los animales caían por azar en el agujero, el yacimiento de Jou Puerta aporta una muestra bastante representativa de la fauna de herbívoros que poblaba el área cantábrica durante el tiempo en que estuvo abierta la cavidad, que coincide con algunos de los episodios más fríos de la última glaciación", señala el paleontólogo y profesor de la Universidad de Oviedo.

Respecto a la fauna carnívora, el hecho de que hayan aparecido restos de un solo ejemplar frente a 33 herbívoros se debe principalmente a que los primeros, con su mejor visión espacial, son poco propensos sufrir este tipo de accidentes, explica Álvarez Lao. No obstante, "los herbívoros nos aportan un mayor índice de información sobre el clima de aquel periodo, puesto que se especializan en un tipo de alimentación vegetal propia de un clima, mientras que los carnívoros son más adaptables", afirma el paleontólogo.
Un territorio, fauna de tres ambientes
Ilustración del megaloceros o ciervo gigante. | DIEGO ÁLVAREZ LAO


La presencia en el yacimiento de Jou Puerta de herbívoros propios de climas glaciales como el mamut y el rinoceronte lanudo, escasas en los yacimientos ibéricos, indica que los restos se depositaron en un momento de clima muy frío y árido, concluye el investigador. Sin embargo, la especie más abundante hallada en Jou Puerta es el ciervo, que junto con los corzos hallados suelen estar asociados a climas templados.

Esta convivencia de faunas glaciares y de climas templados en un mismo territorio que Diego Álvarez Lao ha puesto de manifiesto recientemente "es una peculiaridad de los yacimientos ibéricos, especialmente de la zona cantábrica, que no se registra en otros lugares de Europa", resalta el investigador.

Y pese a que el yacimiento se encuentra actualmente a 28 metros sobre el nivel del mar, la presencia de especies alpinas como el rebeco y la cabra montés, impropias de esa altitud, se deben a la particular orografía de la zona, con montañas de más de 1.000 metros de altitud a cinco kilómetros de la cueva. A día de hoy, y tras haberse excavado el yacimiento de Jou Puerta, la cueva que lo albergaba ha desaparecido bajo la Autovía del Cantábrico.

TEMA XX LAS CULTURAS POSTPALEOLÍTICAS EN LA PENÍNSULA IBÉRICA


(TEMA 15) TEMA XX
LAS CULTURAS POSTPALEOLÍTICAS EN LA PENÍNSULA IBÉRICA

INTRODUCCIÓN
La Península Ibérica  participa, como el resto de Europa, de las transformaciones culturales que se producen de forma más o menos paralela a los cambios climáticos que marcan el final del Pleistoceno y el comienzo del Holoceno.
El aumento de las temperaturas y de la pluviosidad va a implicar una transformación de los ecosistemas peninsulares con importantes cambios en la fauna y flora, así como en la propia configuración de las costas peninsulares.
Diferenciaremos tres áreas geográficas con criterios de diferentes culturas; estas áreas serán la cantábrica, la mediterránea y la atlántica.

1. EL EPIPALEOLÍTICO CANTÁBRICO
Los yacimientos encontrados son encuadrables en dos manifestaciones culturales; el Aziliense (heredero directo de las últimas poblaciones paleolíticas) y el Asturiense (vinculado a las culturas macrolíticas y de los concheros que enlazan con las primeras culturas neolíticas).
* EL AZILIENSE: en un primer momento fue concebido como un proceso degenerativo del Magdaleniense, pero en los últimos años esa visión ha cambiado debido a las excavaciones en yacimientos…
- Ámbito geográfico y cronológico: se localiza en el sur de Francia y en la cornisa cantábrica. Los azilienses ocupan yacimientos en cuevas; comienza durante el Dyras II y se constata en el interestadio Alleröd.
No parece que exista un origen puntual para el Azeliense con una posterior difusión, sino un proceso evolutivo interno que desde el Magdaleniense Final deriva en el Azeliense, incluyéndose en este proceso los yacimientos cantábricos.
- Características industriales: se observa una tendencia a la reducción general del tamaño de los útiles, cuando no se llega a una verdadera microlitización. Son frecuentes las laminillas de dorso (puntas azilienses), raspadores, denticulados, escotaduras… En la industria ósea los arpones azilienses son las piezas más características que salvo excepciones no aparecen decoradas.
- Modos de vida: supone la continuación del esquema económico cazador-recolector del paleolítico e introduce algunos cambios en la estrategia de adquisición de recursos; se introduce en la dieta a animales de bosque templado (jabalí, corzo…) y la pesca; también el cambio climático debió ofrecer un paisaje vegetal más rico y variado y por lo tanto más propicio para la recolección.
En este periodo desaparece el arte rupestre y el arte mueble queda restringido a unas pocas elaboraciones abstractas (cantos pintados). Sólo en una cueva se ha encontrado un enterramiento (contenía un ajuar con útiles líticos y óseos, cantos pintados, restos de comida como moluscos…)
* EL ASTURIENSE: los yacimientos se encuentran mayoritariamente sobre abrigos o en bocas de cuevas próximas al mar; están incluidos entre la cultura de los concheros.
- Ámbito geográfico y cronológico: ocuparon la franja norte peninsular, con una alta concentración en el oriente de Asturias y el occidente de Cantabria. Se desarrolla durante las fases Boreal y Atlántica; estos grupos asisten por lo tanto a un incremento del bosque de coníferas, robles, abedules, tilos, olmos y avellanos; igualmente hay un aumento marino por lo que los yacimientos costeros se pierden.
- Características industriales: tienen una enorme simplificación tipológica de las industrias líticas y óseas y hay un aumento del utillaje realizado sobre cantos rodados de gran tamaño. Escasean los útiles sobre lasca como los buriles o los raspadores. Mantienen algunas raederas o denticulados, lo que hace suponer que utilizaron más la madera como materia prima. Predomina el utillaje macrolítico (cuarcita). El utillaje óseo se reduce igualmente.
- Modos de vida: el Asturiense supone una adaptación de las poblaciones prehistóricas a un medio rico en recursos naturales con fácil acceso a los bosques. La caza, los moluscos y la pesca jugaron un papel importante en la dieta. Algunos de los instrumentales encontrados demuestran que se utilizaban para marisquear.
El decaimiento artístico del Aziliense se manifiesta aún más en el Asturiense; no hay restos de arte rupestre ni mobiliar; y sólo se ha encontrado intacto un enterramiento que contenía un ajuar.
* CONCLUSIONES: el Epipaleolítico cantábrico representa la continuación de las tradiciones cazadoras-recolectoras desde los tiempos finales del Paleolítico hasta la llegada de los primeros grupos de productores de alimentos. Ambos se caracterizan por unas estrategias de subsistencia que incluyen la diversificación en la adquisicion de recursos, favorecida por la riqueza vegetal y el perfeccionamiento de artes de caza y pesca.


2. EL EPIPALEOLÍTICO MEDITERRÁNEO
Podemos diferenciar dos conjuntos industriales, uno microlaminar (más antiguo) y otro geométrico.
- Ámbito geográfico y cronológico: ocupa cuevas o abrigos de la franja costera mediterránea aunque alguno de los asentamientos está emplazado hacia el interior. El Epipaleolítico microlaminar comienza a finales del Pleistoceno en el interestadio del Alleröd y el Epipaleolítico geométrico se inicia ya en el Holoceno.
- Características industriales: el epipaleolítico microlaminar presenta una serie de caracteres que lo ponen en relación con los últimos tiempos paleolíticos y con el Aziliense, si bien es la industria ósea la que lo diferencia de este. Hay dos facies que reciben el nombre del yacimiento, en el de Sant Gregori los raspadores superan a los buriles, abundan las hojitas de dorso y hay algunos geométricos; y la facie Mallaetes presenta por el contrario más buriles, denticulados y escotaduras. El Epilpaleolítico geométrico también presenta dos facies internas; así la facie Filador presenta caracteres industriales con raspadores, escotaduras, hojitas de dorso…y hay un alto porcentaje de piezas geométricas; y en la facie Cocina hay entre las muchas piezas geométricas que destacar los trapecios.
- Modos de vida: se localizan  en la boca de la cueva o abrigos, próximos a las costas. Los escasos yacimientos localizados al aire libre se asignan a las facies geométricas y los restos obtenidos indican un aprovechamiento de los recursos de su entorno inmediato (caza de cabras, caballos, ciervos…). En los yacimientos costeros la pesca y el marisco serán importantes en a dieta.

3. EL EPIPALEOLÍTICO ATLÁNTICO
La fachada atlántica peninsular presenta una serie de yacimientos próximos a la costa y a los grandes valles fluviales, estos yacimientos corresponde a un Epipaleolítico avanzado y están formados por acumulaciones de caparazones de conchas (tipo conchero). La industria más característica es de tipo macrolítico y se realiza sobre cantos rodados de cuarcita y la industria ósea queda reducida a punzones. Los enterramientos encontrados parecen indicar que se usaron ligaduras y aparecen ajuares.

4. EL EPIPALEOLÍTICO PENINSULATR: UN MODELO TEÓRICO
Al final del Paleolítico parece que se produjo un importante aumento demográfico, al que respondieron los grupos humanos adaptando sus estrategias de supervivencia. Estas consistieron en ampliar el área de captación de recursos y ello puede implicar el posible agotamiento de alguno e esos recursos y por lo tanto una mayor dispersión de los grupos.

TEMA XIX LAS INDUSTRIAS MESOLÍTICAS NORTEAFRICANAS Y DEL PRÓXIMO ORIENTE


(TEMA 14) TEMA XIX
LAS INDUSTRIAS MESOLÍTICAS NORTEAFRICANAS Y DEL PRÓXIMO ORIENTE

1.EL MESOLÍTICO EN EL NORTE DE ÁFRICA 
Al final del Paleolítico en el norte de África es característica una industria microlítica de forma geométrica que permite establecer una serie de subdivisiones.
En el Magreb y el norte del Sahara nos encontramos con dos tecnologías más delimitadas:
el Iberomauritánico y el Capsiense.
* EL IBEROMAURITÁNICO: es la industria más antigua del norte del Magreb y sus cronología está bien establecida. Los hombres del Iberomauritánico forman verdaderas necrópolis con numerosos restos humanos. Y la industria microlaminar la realizan sobre sílex para las hojitas y utilizan otras materias primas (cuarzo, calizas…) cuando necesitan piezas de mayor tamaño; la industria es característica por piezas de muesca, denticulados, pequeños raspadores, microburiles…
La industria ósea es muy simple y mucho más pobre que la lítica. El adorno era frecuente entre los individuos del Iberomauritánico, el cuerpo era adornado con generalmente con ocres y utilizan colgantes de conchas.
El Iberomauritánico ocupa el norte tunecino hasta el occidente de Marruecos y el Atlas telliense, con un clima de lluvias más abundante que en la actualidad.
* EL CAPSIENSE: está delimitado en dos facies fundamentales (típico y superior). El hombre Capsiense es un protomediterráneo que se asemeja físicamente a los beréberes actuales.
El Capsiense típico se caracteriza por una industria lítica sobre hojas y lascas en las que predomina el retoque abrupto. Los microlitos geométricos no suelen ser un elemento importante y la industria ósea es muy pobre.
El Capsiense superior se caracteriza por un conjunto de útiles cuya estructura varía con respecto al anterior.; los buriles no son numerosos y en todos los niveles dominan las hojitas y lascas denticuladas. El superior presenta una diversidad de facies específicas como el Tebesiense o el Tiaretiense.
No se han determinado estructuras peri sí hogares delimitados por piedras en los amontonamientos de caracoles, es en estos concheros donde han practicado las inhumaciones sin una estructura determinada.
Un rasgo característico es la presencia de arte mueble compuesto por plaquetas con grabados geométricos y algunas representaciones zoomorfas; también usan los huesos humanos y los transforman en máscaras.
* EL MESOLÍTICO EN EL VALLE DEL NILO: hay dos formas distintivas en cuanto a la industria lítica, por un lado sobre lasca y por otro industrias sobre hojas que terminan enlazando con el Neolítico de la zona. Su economía se basa en la recolección de cereales (dada la presencia de morteros, piedras de moler…)

2. EL MESOLÍTICO EN EL PRÓXIMO ORIENTE
El Levante ofrece unas zonas de paso y contactos que separa dos áreas distintas, la región septentrional (montañosa) y la meridional (estépica y árida). En esta zona el tránsito del Pleistoceno al Holoceno no infiere un cambio drástico en la fauna, sino una ligera variación en el tamaño de los animales; el clima sufre unas oscilaciones al final del Pleistoceno produciéndose una crisis de aridez que determinó la desecación del golfo Arábigo mientras que el Mediterráneo alcanzaría su nivel más bajo alargando la línea de costa.
En esta época las temperaturas más benignas se encontrarían cerca de la costa por lo que habría más concentración de yacimientos; poco a poco las condiciones fueron mejorando con más humedad y ascenso de las temperaturas alcanzando el óptimo climático del Natufiense con un aumento de la vegetación arbórea.
* EL KEBARIENSE E INDUSTRIAS AFINES: su tecnología se basa en la producción de hojitas extraídas de núcleos de un solo plano de percusión a partir de los cuales se han obtenido diferentes tipos de microlitos.
La industria ósea es muy pobre, punzones y bruñidores, y por el contrario abundan los útiles de moler. En cuanto a su comportamiento cultural respecto a la muerte se han hallado algunas sepulturas. El tamaño de los asentamientos varía en función de los yacimientos
* EL NATUFIENSE: es la transición entre grupos con formas de vida paleolítica y las comunidades sedentarias. El territorio ocupado por los natufienses responde a biotopos muy distintos (desiertos y zonas con agua). La industria lítica tiene un carácter paleolítico (microlitos geométricos, microburiles, denticulados…) y los objetos de piedra son morteros, molederas, recipientes…y la industria ósea es variada apareciendo punzones, azagayas, pequeños arpones. Su economía sigue siendo cazadora, pero con aportes de pesca y productos vegetales. Sus cabañas eran circulares de piedra, arcilla endurecida…
Vinculadas con los asentamientos se encuentran sepulturas y pueden estar señaladas con piedras y existe un rito.








TEMA XVIII EL MESOLÍTICO. CONCEPTOS GENERALES Y EUROPA


(TEMA 13) TEMA XVIII
EL MESOLÍTICO. CONCEPTOS GENERALES Y EUROPA

1. INTRODUCCIÓN
El primer problema en resolver es diferenciar dos términos que se entrecruzan en el mismo periodo; el término mesolítico nació de la necesidad de observar las culturas y cambios que se producían en un periodo cronológico definido en términos culturales entre  Paleolítico y el Neolítico; y el término epipaleolítico por lo general se refiere a la continuación de sistemas de cazadores-recolectores en el periodo postglaciar, cuyas industrias en las fases finales serían similares a las de sus predecesores del final del Paleolítico, diversificándose regionalmente hasta la llegada del Neolítico.

2. CAMBIOS CLIMÁTICOS Y ECOSISTEMAS
El postglaciar lleva consigo unas oscilaciones climáticas que repercuten en la biocenosis (flora y fauna) a partir del Tardiglaciar. La retirada del frente del glaciar incide en la liberación de grandes espacios y el avance del bosque hacia el norte, lo que también conlleva que los grupos humanos conquisten esos territorios y se producen adaptaciones al medio. Los grandes herbívoros se extinguen (mamut, rinoceronte lanudo...) y otros quedan relegados a las zonas frías (reno). Al aumentar la temperatura y fusionarse las capas de hielo el nivel del mar sube y hay una pérdida de terrenos litorales.
La parte final del würmiense se denomina Tardiglaciar, en el cual pueden seguirse con precisión las últimas pulsaciones por las que se diferencian varias fases frías (Dryas) con oscilaciones más templadas (Bölling y Alleröd). El postglaciar propiamente dicho se corresponde con el Holoceno.
* OSCILACIONES DEL TARDIGLACIAR
- ALLERÖD: se produce un refrescamiento pero dentro de un clima templado en el que predomina el pino. Culturalmente se asocia al Aziliense y al Valorguiense.
- DRYAS III: clima frío con predominio sistemático del pino y culturalmente asociado al desarrollo del Aziliense y el Ahrensburguiense.
* OSCILACIONES POSTGLACIARES DEL HOLOCENO ANTIGUO
- PREBOREAL: templado climáticamente, avance del bosque (abedul, pinos y avellano)
- BOREAL: con un clima cálido y seco, comienza la cadena mixta con bosque de hoja caducifolia (avellano, olmo, tilo y fresno). Se corresponde con las industrias del Maglemoisiense y el Tardenoisiense.
- ATLÁNTICO: ya está englobado en el Holoceno Medio y es un periodo con un clima cálido y húmedo en el que se encuentra la cadena mixta asociada a avellanos, hayas, encinas y pistachos correspondiéndose a industrias como el Tardenoisiense Final y el Ertebölliense. En esta fase la transgresión marina se detiene en el nivel actual, dándose lo que se ha denominado el óptimo climático, en el cual las temperaturas y el clima ofrecieron una fase más templada que la actual.

Las oscilaciones climáticas son referencias generales, ya que según las regiones, habrá microclimas especiales según la latitud, la altitud y el enclave continental u oceánico.

3. LA CARACTERIZACIÓN DE LA INDUSTRIA 
Las
industrias líticas y mesolíticas contienen una gran riqueza de formas nuevas en cuanto a su tipología, generalmente sobre hojitas que han sido obtenidas a partir del núcleo con la ayuda de un cincel o por presión; ello supone una microlitización generalizada, lo que supone un aprovechamiento más selectivo y exhaustivo de la materia prima. No se puede hablar de una tipología única para estos periodos lo que ha provocado numerosas creaciones de listas tipológicas.
Para comenzar ya tenemos los útiles conocidos como raspadores, buriles, hojas retocadas, perforadores...sin embargo otros tipos de útiles serán los que marquen el Mesolítico, como hojitas, geométricos y puntas; como hojita se considera una hoja pequeña (max. 12 mm) con o sin retoque que parece servir como armadura, por geométrico entendemos una lasca, hojita o fragmento retocado en forma de figura simple (triángulo, trapecio, rombo, segmento de círculo...).


4. LOS GRUPOS MESOLÍTICOS EUROPEOS
Hay dos posibilidades:
- Grupos que practican la movilidad residencial con asentamientos de pequeños grupos dispersos moviéndose  frecuentemente en su territorio llegando a la extinción local de las fuentes de aprovisionamiento.
- En latitudes más altas las poblaciones se extienden ampliamente y constituyen grupos más especializados que practican una movilidad logística (tienen asentamientos más permanentes y en medios favorables). El movimiento es menos frecuente y normalmente va dirigido  hacia un sector determinado de fuentes.
* SECUENCIAS: la dispersión europea del Mesolítico presenta una gran diversidad de complejos microlíticos, a los que se unen en determinados momentos industrias macrolíticas. Los cazadores de este periodo muestran una mayor efectividad e la utilización de las flechas, constituyéndose en expertos arqueros. Podemos diferenciar el Mesolítico de Europa occidental en dos fases:
- El Mesolítico Inicial supone una continuación de la tradición del Paleolítico Superior
- El Mesolítico Pleno supone una ruptura relativa con el anterior estadio y especialmente una diversificación de grupos. Aparecen culturas de concheros, y hay industria macrolítica.
- El Mesolítico Final supone el final por aculturación del Neolítico.
* LA DISPERSIÓN DEL MESOLÍTICO EUROPEO: se sitúa en el Tardiglaciar para continuar en el Holoceno. La industria lítica se caracteriza por la microlitización (puntas azilienses, raspadores unguiformes y buriles). Su industria ósea es más simplista (arpones, punzones, azagayas, espátulas…). Sus manifestaciones artísticas son básicamente abstractas.
El Mesolítico europeo continúa con el Sauveterriense (Preboreal y boreal) y se caracteriza por una industria microlítica con tendencia a los geométricos; pasado este estadio entramos en el Tardenoisiense, con tres fases dentro del final del Boreal y el Atlántico, en la industria aparecen puntas tardenoisienses y la presencia de trapecios es característica.
La región mediterránea presenta otra serie de complejos e industrias, a partir del Epigravetiense se observa un complejo denominado Romanelliense y sus industrias se componen de buriles, raspadores…el ambiente es frío y la caza va orientada a grandes bóvidos y cérvidos; esta facie deriva en el Montandiense (durante el Dyras III) con un paisaje de pradera. El Castelnoviense presenta las características del Tardenoisiense final con una industria basada en trapecios, raspadores, hojas y hojitas y numerosos microlitos, su caza se basa en el ciervo y el jabalí junto con la pesca. La Europa nórdica presenta otro tipo de adaptaciones e industrias epipaleolíticas, son dos grandes complejos especializados en un medio forestal al borde de lagos y ríos y otro en recursos marinos en el litoral Báltico. En Gran Bretaña también hay una dualidad cultural, con una prolongación de la cultura Cresweliense y otra más reciente dentro de la tradición maglemoisiense; la fauna cazada eran uros, ciervos, alces…las estructuras de habitación son difusas. En la Europa central se observa un Mesolítico particular desde el Alleröd al comienzo del Boreal y continuando con la tradición del Paleolítico Superior Final. La Europa del este presenta una diversidad mayor.

TEMA XVII EL ARTE PALEOLÍTICO (II)


(TEMA 12) TEMA XVII
EL ARTE PALEOLÍTICO (II)

1. MANIFESTACIONES DEL ARTE MUEBLE
Además de pinturas y grabados sobre losas y losetas, el arte mueble incluye pequeñas esculturas esculpidas sobre materia ósea, asta o marfil (caballo, un mamut, una cabeza de león...figuras zoomorfas); también se han encontrado contornos recortados que representan la cabeza o la silueta de un animal con perforaciones para colocarse como adorno (seguramente en la vestimenta). También los útiles presentan magníficos relieves, como los bastones perforados.

2. CRONOLOGÍAS Y ESTUDIOS
Es posible que durante el Paleolítico medio existiera un arte primitivo sobre materiales perecederos (piles, cestería, madera...) pero sólo han llegado a nuestros días trazos abstractos hechos sobre otros materiales como hueso o asta que denominamos griboullis (garabatos); que para nosotros no tienen significado pero para sus autores sí debieron tenerlo; en el Paleolítico Superior también es encuentran tanto en el arte parietal como en el mueble.
* EL SISTEMA DEL ÁBATE H. BREUIL: su sistema se basaba en argumentos técnicos y estilísticos, concediendo especial importancia a la perspectiva y a las superposiciones; se desarrollaba en dos ciclos:
a) Ciclo auriñaco-perigordiense: empezaría con los dibujos laberínticos hechos con dedos sobre arcilla.
b) Ciclo solútreo-magdaleniense: se iniciaría con la escultura, siguiendo con los grabados y pinturas.
* EL SISTEMA DE A. LEROI-GOURHAN: la primera novedad respecto del abate Breuil fue fijar una secuencia evolutiva única; este sistema presenta una serie de periodos que se encadenan en cuatro estilos básicos:
a) Estilo prefigurativo: en el Chatelperroniense se encuentran objetos de adorno, placas y huesos con líneas grabadas pero no se conocen representaciones identificables.
b) Estilo I: comprende las figuras sexuales y animales de tipo tosco del Auriñaciense
c) Estilo II: las obras de arte todavía no son suficientes para establecer una precisa evolución cronológica. Este estilo se desarrolla entre el Gravetiense y el Solutrense; en las cuevas las pinturas y grabados se limitan a las zonas oscuras.
d) Estilo III: son los caracteres del estilo II pero con una técnica mucho más evolucionada. Se siguen construyendo las figuras a partir de la curva cérvico-dorsal, se detallan las extremidades y eso hace parecer a los animales de poca estuatura.
e) Estilo IV: en este estilo el contorno es más parecido a la realidad fotográfica.

3. LA PROBLEMÁTICA DEL SIGNIFICADO
Parece fuera de duda que este arte que persistió durante 20.000 años no es una mera manifestación estética, sabemos que hay en él unos contenidos de fondo que son el reflejo que ha llegado hasta nosotros de unas concepciones o ideas sociales y seguramente religiosas; aunque su explicaión e interpretación nos pueden hacer derivar fácilmente en hipótesis gratuitas.
Debemos tener en cuenta que aquellas obras de arte son producto de una sociedad de cazadores que debía contar con unas estructuras sociales muy avanzadas.

4. LOS TIEMPOS EPIPALEOLÍTICOS
Con los cambio climáticos del final de la última glaciación que dieron lugar al cambio del paisaje y a la emigración de los grandes animales (y tras ellos la del hombre) se produjo lo que parece ser un eclipse en la actividad artística (aunque es posible que se mantuviera en soportes que no han llegado hasta nosotros).














TEMA XVI EL ARTE PALEOLÍTICO (I)


(TEMA 11) TEMA XVI
EL ARTE PALEOLÍTICO (I)


1. INTRODUCCIÓN
Las cinco etapas culturales del Paleolítico Superior, contemporáneas de los grandes fríos de la última glaciación, la del Würm, van a producir durante más de 20.000 años el extraordinario fenómeno estético que llamamos arte paleolítico. De él sólo conocemos sus formas parietales en las cuevas y esporádicamente al aire libre (arte rupestre) y los objetos con representaciones pintadas, grabadas o labradas sobre materiales no perecederos (arte mueble).
Recordemos que los hombres que crearon este arte eran comunidades humanas que vivían en pequeñas unidades sociales, aglutinados por la caza y la recolección, ubicadas en unos territorios determinados pero con relación con otros grupos humanos. También hay que recordar las prácticas funerarias ya conocidas en el musteriense.

2. HISTORIA DE LA INVESTIGACIÓN
El
conocimiento del arte paleolítico fue paralelo al de la formación de la ciencia prehistórica, a partir de mediados del siglo XIX; fue a partir de 1864 y el descubrimiento de la cueva de La Madeleine donde se tuvo la evidencia de que los hombres que vivieron durante los grandes fríos würmienses del Paleolítico Superior fueron notables artistas y de que los comienzos del arte eran muchos milenios más antiguos de lo que se creía. En los últimos decenios se produjo la polémica en torno a la autenticidad de las pinturas de Altamira (Santillana del Mar, Cantabria), que más tarde se tuvo que rectificar y dar por autenticas gracias a los avances en varias cuevas con grabados y pinturas en Francia.

3. DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA
Numerosas cavernas de Francia y España contienen obras de arte paleolítico. Y para describir su distribución geográfica en general, hay que empezar señalando la diferencia que hay entre la repartición geográfica del arte parietal y la del arte mueble. El arte mueble se extiende desde la Europa occidental hasta las grandes llanuras de la oriental, llegando hasta Siberia. Nos centraremos en la geografía del arte parietal, donde la reina de las cuevas es Lascaux (Francia) ya que contiene entre grabados y pinturas más de 450 figuras identificables (la representación de uros con 5,5 m es de los de mayores dimensiones); otras muchas cuevas en Francia contienen grabados de caballos, mamut...En la Península Ibérica en núcleo principal es la región cantábrica, donde destaca un panel de renos y caballos en El Ramu (Ribadesella); aunque la más famosa de las cuevas españolas es Altamira con su salón de policromos con 20 bisontes, una gran cierva, un caballo...; existen además otras cuevas-santuario como Los Casares (Guadalajara) con 118 figuras grabadas (mamut, rinoceronte lanudo y varios antropomorfos).

4. TÉCNICAS
En el arte parietal hay que distinguir, en primer lugar, el que se encuentra en el interior de las cavidades del realizado en sus bocas o en abrigos abiertos.
En el interior de las cuevas, la naturaleza de los soportes disponibles condiciona la realización de las obras; y con cierta frecuencia se aprovechan los accidentes de la roca. En cuanto a la paleta sólo se utilizan los dos colores básicos, el negro del manganeso o del carbón y el del óxido de cobre o de hierro que va desde le marrón hasta el anaranjado y predominando el rojo.
Respecto a la escultura la primera cueva conocida fue una con 3 figuras modeladas de arcilla de bisontes que pertenecen al magdaleniense.

5. TEMÁTICA PRINCIPAL: LOS ANIMALES
Dentro de la temática el grupo más importante es el de los animales; y los más característicos son tres: el caballo, el bisonte y los signos; les siguen en importancia otro bóvido que es el uro o toro salvaje, y en orden decreciente la cabra montés, el ciervo, el rebeco y el reno.
Son excepcionales las figuras de mamut, osos, rinocerontes, león de las cavernas...
6. LOS ANTROPOMORFOS
Es posible que se tratara de hombres disfrazados de animal preparados para ceremonias de carácter religioso y con frecuencia su ejecución es descuidada y se podrían caracterizar de caricaturescas, aunque coexisten realismo y esquematización.

7. LAS VENUS
Son la categoría principal de las representaciones humanas en el arte mueble. Se trata de pequeñas esculturas que representan mujeres desnudas de formas macizas y generalmente con unos marcados atributos femeninos. Por lo general han sido encontradas en lugares de habitación.
El significado de las Venus se nos escapa, como tantas otras cosas del arte en el Paleolítico.

8. LAS MANOS
Se trata de imágenes muy sugestivas que indudablemente transmitían un mensaje, que nuevamente se nos escapa. Pueden ser negativas (siluetas con un halo alrededor) o positivas (impresión directa de la mano impregnada de color).

9. EL CASO PARTICULAR DE LOS SIGNOS
Grabados o pintados, los signos paleolíticos abarcan una gran variedad tipológica que va desde puntos y bastoncillos hasta las formas cuadrangulares o rectangulares con complicadas divisiones internas.
Los signos están presentes en la mayoría de las cuevas con arte paleolítico.















TEMA XV LA PREHISTORIA EN AMÉRICA


(TEMA 10) TEMA XV
LA PREHISTORIA EN AMÉRICA

1. LA CIENCIA DE LOS ORÍGENES DEL HOMBRE AMERICANO
Desde la época del descubrimiento colombino son numerosos los investigadores, misioneros, eruditos...que se plantean la cuestión del origen de los pobladores de América. Con el transcurso del tiempo se ha ido formando una ciencia a la que se llama Americanística.
A partir de finales del siglo XIX aparecen las primeras teorías verosímiles sobre el origen de los amerindios .
Es durante la segunda mitad del siglo XX y gracias a las aportaciones de centenares de investigaciones cuando la Americanística realiza sustanciales avances en el estudio geomorfológico del glaciarismo y sus huellas...con el estado actual de dichos conocimientos se puede afirmar que el hombre estaba presente en América en un momento que podemos considerar paralelo al final del Paleolítico Medio o al inicio del Paleolítico Superior del Viejo Continente. Hoy en día está admitido que el primer poblamiento americano se produjo a través de lo que ahora es el estrecho de Bering y durante la glaciación de Wisconsin.

2. EL MARCO GEOGRÁFICO Y LAS GLACIACIONES
El continente americano está constituido por dos grandes masas continentales, la septentrional y la meridional; ahora unidas por el istmo de Panamá (que antiguamente era un estrecho). La masa norteamericana está separada de Asia por el estrecho de Bering; por el extremo norte está cerrada por las costas y las islas del mar Ártico; es tierra de tundra, y al sur de esta  se extiende la gran región de bosques de coníferas de Canadá; y más al sur se halla la franja casi siempre más templada que corresponde a lo que ahora son los Estados Unidos (grandes bosques de caducifolios, prados...). Al sur del Trópico de Cáncer encontramos la zona semiárida de México y a ambos lados se extienden bosques tropicales. La columna vertebral de América del Sur son los Andes.
Al igual que el Viejo Continente este enorme espacio geográfico también sufrió las diversas mutaciones que caracterizaron el Pleistoceno; el actual territorio de Canadá estuvo cubierto por la colosal masa del glaciar Laurentiano y sus avances y retrocesos han definido cuatro ciclos glaciares y sus interglaciares:
           
            NEBRASKA
            ---------------------INTERGLACIAR ALTONIENSE
            KANSAS
            ---------------------INTERGLACIAR YARMOUTH
            ILLINOIS
            ---------------------INTERGLACIAR SANGAMON
            WISCONSIN

Los paralelos descensos del nivel del mar en los períodos más fríos hicieron que quedara abierto el mar de Bering, espacio que fue utilizado por la fauna (mamut, bisonte, toro almizclero, alce...) y el hombre para pasar del Asia a América; también a la inversa pasaron a Asia los antepasados del camello, el lobo, el caballo...). También con el tiempo se abrió el llamado  corredor continental libre de hielo en la zona canadiense. También mencionaremos el posible paso  desde la Península de Kamchatka a los archipiélagos americanos de la costa del Pacífico. Todas estas posibilidades de paso debieron producirse durante las regresiones del glaciar Wisconsin y acentuándose con la retirada del hielo en el Holoceno.
En la zona de América del Sur no se han podido relacionar los periodos glaciares ni a los norteamericanos ni a los europeos.

3. EL PROTOLÍTICO: LOS YACIMIENTOS MÁS ANTIGUOS
Los primeros amerindios poseían un tosca industria de lítica, eran recolectores y cazadores primitivos y se le conoce con el nombre de Protolítico.
Es en California donde se encuentran los yacimientos más antiguos del continente americano: Calico Mountains (zona desértica que contiene un industria lítica de lascas y toscos utensilios; se atribuye a comienzos del Wisconsin), China Lake (a 200km del anterior a orillas de un lago se encontraron grandes lascas de mamut), Mission Valley (en la periferia de la actual San Diego, se halló una industria lítica de tipo arcaico), Wooley Mammoth (en las islas meridionales hay restos asociados al mamut).
En México también se han producido hallazgos cuyos niveles estratigráficos más profundos contienen fauna extinguida y algunos materiales líticos. El número de yacimientos sudamericanos van aumentando gracias a las recientes excavaciones (Monte Verde).
Otros muchos yacimientos que también pueden ser calificados de protolíticos anuncian ya los tiempos de transición al Holoceno.

4. LOS CAZADORES DEL PALEOLÍTICO SUPERIOR EN AMÉRICA DEL NORTE   
Aunque para esta etapa se sigue utilizando el término Paleoindio cada vez es más aceptado el nombre de Paleolítico Superior para las sociedades amerindias que poseyeron un utillaje especializado y con razón son calificados como cazadores especializados o superiores.
Los indicios de una incipiente agricultura (maíz, aguacate, calabaza...) se situarían en torno al 5.000 a. C; hacia el 10.000/8.000 a. C las grandes masas glaciares han iniciado su regresión y el paso por el estrecho de Bering se debió hacer más fácil, aunque seguramente implicaba el uso rudimentario de la navegación.
Los hábitos culturales de estos cazadores se manifiestan de forma clara en las áreas de descuartizamiento en las que abundan los restos de mamut, reno, caribú, mastodontes...; dicha caza fue tan intensiva que contribuyó a la extinción de algunas especies, y cuando esto ocurrió se centraron en la caza del bisonte.
Estos nuevos amerindios tienen como útil característico las puntas de Clovis (puntas de proyectil pequeñas de base algo cóncava que presenta un ancho surco en el eje longitudinal de las dos caras; las puntas de Clovis van asociadas con raspadores, perforadores, buriles... Se encuentran en todas las regiones de Estados Unidos.
La etapa siguiente se individualiza por la punta de Folsom, un poco más pequeña y ancha que la punta Clovis y parece una evolución de la misma; también va asociada con raspadores, perforadores, buriles y hojas de cuchillo de sílex.
Las puntas Clovis se extendieron hasta Sudamérica y en cambio las puntas Folsom no pasaron del norte de México (punta de Lerma, en forma de hoja de laurel).
En las regiones central y nordeste de México vivieron cazadores especializados en fauna mayor que también poseían puntas bifaciales, lascas retocadas... y fueron los primeros en utilizar la obsidiana; se les denominó cazadores de megafauna.

5. LOS CAZADORES DEL PALEOLÍTICO SUPERIOR EN AMÉRICA DEL SUR
En América del Sur el panorama de los cazadores superiores es más compleja que en el norte del continente; en la zona sudamericana estos grupos vivieron la extinción (o contribuyeron a ella) de la fauna pleistocena (mastodonte, milodón, megatherio...).
Los prehistoriadores has impuestos los términos tradición y horizonte para individualizar los grupos culturales; estos se encuentran en los Andes, en el litoral del Pacífico, en la pampa argentina y en el extremo sur; su industria lítica está basada en puntas bifaciales, hay dos formas fundamentales: las puntas de cola de pez y las puntas foliáceas; a las que acompañan utensilios sobre lascas como raederas, raspadores y sobre hueso como punzones.

6. LAS FACIES CULTURALES POSTPALEOLÍTICAS
Con el mismo desfase cronológico que se ha señalado para el Paleolítico Superior respecto al europeo, se presenta el que suele llamar Mesolítico americano. La fauna y flora influyen en nuevas formas culturales que, con frecuencia, constituyen meras supervivencias de la etapa anterior.
Según las regiones los ritmos temporales y de evolución son muy variados.

En Estados Unidos y Canadá persisten, con muy pocos cambios, las formas culturales paleolíticas en plena evolución y reciben el nombre de culturas arcaicas; se ha demostrado que el mastodonte vivía en esa época (3.500 a. C) y que el bisonte antiguo desaparecía dando paso al actual y que pastaban en praderas que iban en aumento; los cazadores de este periodo crearon puntas de proyectil acompañadas de mazas, vasijas de piedra, propulsores, hachas pulimentadas...
Otra cultura con variantes es la cultura del Desierto y ocupa la gran cuenca de Estados Unidos y se desarrolló un género de vida en el que tenía gran importancia la recolección de plantas alimenticias que se completaban con la caza y las pesca por lo que se incluye entre sus útiles cestería y redes.
En Centroamérica se sabe poco de esta etapa; y en Sudamérica la diversificación postpaleolítica es muy acentuada; el clima es más húmedo y los cazadores frecuentan antiguos lagos desecados donde vive una abundante fauna y algunos incluso son plantadores. Aquí son frecuentes los yacimientos la aire libre y las puntas de proyectil se emparentan con las de tipo sauce.

7. LOS CONCHEROS
Son yacimientos que están formados por montículos de conchas y otros detritos; estaban habitados por recolectores de marisco y plantas que ocasionalmente practicaban la caza; están presentes en todas las costas sudamericanas y en algunas norteamericanas; poseían anzuelos, lascas retocadas, machacadores, morteros... y hay que añadir cueros cosidos sin curtir, cestería, toscos arpones, adornos de plumas de ave...

8. NACIMIENTO DE LA AGRICULTURA AMERICANA
Los cambios climáticos del Holoceno fueron la causa principal de la especialización de los recolectores que les llevaron a ciertas formas de proto-agricultura y con ello la caza pasó a ser una actividad complementaria y a veces, inclusive, sustituida por la pesca.
El mayor logro de este proceso (recolección a la agricultura) es en la zona de México y consiste en  la domesticación del maíz y su hibridación, seguida del frijol, calabazas, pimiento, amaranto, aguacate y el algodón; en la zona peruana también debió producirse una transición pero no se poseen datos tan claros; sus gentes tenían anzuelos de hueso, piedras para moler y tenían una rudimentaria agricultura de frijoles.
Poco a poco el maíz se extiende y en la zona andina ya se domestica la llama y hay pastoreo; también se cultiva ya la patata; aunque quedan áreas marginales donde el proceso es mucho más lento.
La agricultura americana tuvo distintos focos y tiempos diferenciados. La sedentarización y las prácticas agrícolas seguramente permitieron el desarrollo de las ideas religiosas y el surgir de nuevas clases sociales.

9. EL ARTE RUPESTRE
Hay una enorme variedad del arte que dejaron los amerindios en millares de cuevas, abrigos y superficies rocosas; pinturas y grabados existen en innumerables sitios del territorio americano, y en ocasiones han sido reutilizadas en distintas épocas.


TEMA XIV EL HOMBRE DEL PALEOLÍTICO: LOS CAZADORES-RECOLECTORES


(TEMA 9) TEMA XIV
EL HOMBRE DEL PALEOLÍTICO: LOS CAZADORES-RECOLECTORES

1. DESARROLLO DEL EQUIPAMIENTO
Con la aparición de Homo sapiens (al final del Paleolítico Medio) surge una nueva tecnología fruto del desarrollo del cerebro, la mano y el ser humano en general, así como por la sociedad y su entorno; lo que evoluciona a instrumentos considerablemente mejorados (raspadores, buriles, perforadores, cuchillos...)
El sílex, principal materia prima, no siempre se encontraba en determinadas regiones por lo que era sustituido por cuarcita, obsidiana...
Si comparamos los instrumentos del Paleolítico Inferior, Medio y Superior constatamos que la talla y la forma se hacen cada vez más claras y perfeccionadas y el volumen de las piezas tiende a disminuir; la evolución del utillaje lítico llegó a adoptar formas minúsculas denominadas microlitos, por lo que a partir del Paleolítico Superior se adopta la costumbre de fijarlos a un astil de madera, hueso...
Durante el Gravetiense las puntas arrojadizas tienen gran importancia y se adaptan a las nuevas técnicas; en el Magdaleniense aparecen las azagayas de bisel doble y los arpones.
De cualquier forma podemos decir que la aparición de útiles marcó el inicio de la humanidad ya que un útil elaborado conlleva una determinada capacidad cerebral y se rompió el último lazo con lo ataba al mundo animal.

2. DIVERSIFICACIÓN DE LAS TÉCNICAS DE CAZA
 El Hombre del Paleolítico Superior no vagaba por el mundo, sino que explotaba una región de un modo razonable para la caza y la recolección (migraciones de animales, épocas de alimento vegetal o no...)
Es evidente que ya debían de tener un cierto lenguaje estructurado que les permitiera organizar las estrategias de caza, ya que para cazar animales de la envergadura de un mamut se necesitan varios hombres y la ayuda de algún tipo de trampa; para animales más pequeños debían tener otras técnicas de acercamiento en masa (caída por acantilados); a la par que se utilizaban las técnicas de caza se inventaron útiles que facilitaran dichas labores (el arco y el propulsor, hondas o boleas, lazos...). También la actividad de la pesca y la recolección de mariscos forman parte de la actividades paleolíticas.

3. ESTRUCTURAS DE HABITACIÓN
Es evidente que cunado el Hombre encontrara una buena cueva se instalara en ella, sobre todo a pasar los crudos inviernos glaciares, pero la mayoría de las veces vivían fuera, en campamentos al aire libre o al abrigo de las rocas; además dependiendo de la zona geográfica habría o no cuevas y debían construir sus propios refugios.
El hábitat utilizado por nuestros primeros antepasados (Homo Erectus) nos son desconocidos, limitándose en muchos casos a círculos de piedra a modo de paravientos que van evolucionando a alineaciones de bloques en forma de semicírculo; aunque con el tiempo comprendieron que era más cómodo instalarse en las cuevas; a esta comodidad se unió el dominio del fuego.
También debemos diferenciar las estructuras de habitación de zonas climáticas más o menos duras.
Es evidente que los hogares jugaban un papel importante en los asentamientos paleolíticos, ya que debían ser el centro de las actividades (preparación de alimentos y su consumo...). Los hogares presentan diferentes aspectos, por lo que se clasifican generalmente por su aspecto exterior.

4. VIDA ESPIRITUAL Y ENTERRAMIENTOS
Las inhumaciones intencionadas en el Paleolítico Superior tuvieron que ser aceptadas tras los descubrimientos de enterramientos musterienses (en 1908); aunque es imposible saber cuando y porqué surgió la idea de enterrar a sus congéneres; aunque podemos intuir que al tener que llevar una vida común para ayudarse en la alimentación, subsistencia...se llegó a un grado de convivencia que unía los sentimientos del clan.

Existen mayores dudas sobre si el enterramiento en si mismo tenía algún tipo de significado; las pruebas de ritualidad en los enterramientos neandertales son muy dudosas aunque han aparecido objetos que acompañaban al esqueleto. En el Paleolítico Superior el número de sepulturas aumenta respecto de los estadios culturales anteriores.

5. VESTIMENTA
Es difícil precisar cuando el Hombre se cubrió por primera vez; cabe pensar que a pesar de que nuestros antepasados tenían mucho más vello corporal no estaban sometidos a los rigores del clima. En algún momento entre el Homo erectus y el Homo sapiens apareció la primera vestimenta; seguramente debido a la necesidad de abrigarse.

6. ESTRUCTURA SOCIAL
La densidad de población del Paleolítico Superior debió ser muy variable según la época y el lugar, pero basándose en la ocupación de determinados yacimientos se puede determinar que la mayoría de grupos estarían formados por unos 40 ó 60 individuos (aunque sólo es una estimación). El Hombre del Paleolítico debió de vivir en pequeños grupos de dos o tres núcleos familiares interrelacionados y se relacionaba con otros grupos (encuentros casuales, intercambio de alimentos o búsqueda de pareja...). También es probable que cada grupo tuviera su jefe o cabecilla que decidía los desplazamientos, la caza, las relaciones...
Respecto a la duración de vida en los periodos del paleolítico podrían oscilar en torno a los 30 años. ES probable que las mujeres, desde muy jóvenes, fueran capaces de tener hijos y que el infanticidio y el geronticidio fueran prácticas habituales si el alimento escaseaba; también las heridas de caza debieron ser una de las mayores causas de mortandad aunque se cree que tenían un amplio conocimiento de las plantas y un rudimentario conocimiento médico (reparación de fracturas óseas...).
Durante los últimos 30.000 años el Homo sapiens sapiens ha sido la única especie que ha existido en el mundo y uno de los tipos primitivos más conocido en Europa fue el Hombre de Cro-Magnon que se extendió desde el continente africano a mediados de la última glaciación; durante la misma época, en diferentes regiones del planeta existieron diversas variedades de esta especie que recibieron diferentes denominaciones. Fue probablemente en esa época cuando la humanidad de subdividió en los tres grandes grupos raciales (caucasoide, mongloide y negroide).

7. LA MÚSICA 
Esta
forma de expresión ha llegado hasta nosotros a través de algunos restos de diferentes etapas culturales. Se han encontrado silbatos, flautas, tambores...realizados en hueso
Se han reconocido dichos instrumentos en pinturas o gravados de algunas cavernas y se han encontrado huellas de pies con distribuciones irregulares que podrían sugerir alguna danza o baile ritual.

8. RELIGIÓN Y MAGIA
Las pinturas, grabados, estatuillas...se suelen interpretar como símbolos mágicos que están asociados tanto con el rito como a lo sobrenatural. Se hace difícil separar religión y actividad estética. ¿Creía el hombre prehistórico en algún dios o en los espíritus del viento, el fuego, las nubes...?
Desde hace años se ha resucitado el concepto del chamanismo relacionado más concretamente con el arte rupestre; los chamanes son individuos que se preparan para el conocimiento durante la mayor parte de su vida; son los depositarios de la sabiduría y por lo tanto los encargados de guardar el orden y los intermediarios entre el mundo de los humanos y el de los dioses.
Sin duda debieron existir unos brujos, chamanes u Hombres sabios que actuaban como sanadores y mediadores con los espíritus como se representa en las profundidades de algunas cavernas.


TEMA XIII EL PALEOLÍTICO SUPERIOR EN LA PENÍNSULA IBÉRICA


(TEMA 8) TEMA XIII
EL PALEOLÍTICO SUPERIOR EN LA PENÍNSULA IBÉRICA

1. INTRODUCCIÓN
Se encuadra entre el interestadio Würm III/IV y el final de la última glaciación Würm IV o Tardiglaciar. Diferenciaremos la Península en dos áreas, de un lado la Cornisa Cantábrica y por otro la zona extracantrábrica o mediterránea.
La cultura de transición entre el Paleolítico Medio y el Paleolítico Superior como es el Chatelperroniense posee una distribución desigual en el territorio peninsular.

2. CHATELPERRONIENSE O PERIGORDIENSE INFERIOR
La transición del Musteriense al Paleolítico Superior presenta una serie de cambios estructurales que hacen referencia a la tecnología de la industria lítica y ósea así como a los ornamentos personales.
Por otra parte mientras que en el Paleolítico Medio los medios de subsistencia se basaban en la caza indiscriminada pasan a ser especializados en el Paleolítico Superior.
En la cornisa cantábrica son muy escasas las estaciones en las que hay una continuidad estratigráfica entre Paleolítico Medio y Superior; y el Perigordiense está únicamente constatado en Cueva Morín.

3.
AURIÑACIENSE
Los momentos más antiguos de la transición hacia el Paleolítico Superior están en la zona catalana.
* AURIÑACIENSE ARCAICO: aquí se incluyen una serie de niveles cuya cronología es anterior al Auriñaciense I Típico (azagayas de base hendida) donde empiezan a aparecer las características auriñacienses
* AURIÑACIENSE TÍPICO: después de los niveles anteriores aparece plenamente con una amplia distribución el Auriñaciense Típico clásico (raspadores auriñacienses carenados o en hocico...). Generalmente en la cornisa cantábrica donde el sílex es muy poco frecuente se utilizó cuarcita, la cual no permite una talla elaborada. La industria ósea también comienza a tener cierta importancia (azagayas de base hendida); también aparecen los colgantes en hueso. Las condiciones climáticas no se diferencian de la época anterior (zonas frías y cálidas)
* AURIÑACIENSE EVOLUCIONADO: el principal elemento para diferenciarlo de la anterior facies es un mayor uso de los buriles respecto de los raspadores; respecto a la industria ósea destacamos la ausencia de azagayas de base hendida que son sustituidas por otras más robustas; siguen apareciendo numerosos colgantes sobre caninos atrofiados de ciervo. Recientes investigaciones parecen indicar que las zonas costeras o amplios valles tenían comunidades estables.

4. GRAVETIENSE
Nos centraremos en la vertiente mediterránea donde hay dominio de tradición gravetiense y el norte de la Península, con tradición auriñaciense.
El Gravetiense en el norte peninsular se sitúa dentro de un momento frío y húmedo; en el Würm III con un paisaje dominante de estepa y una ausencia casi total de especies arbóreas y la fauna es de tipo frío; el Gravetiense o Perigorsiense Superior no está representado en la cornisa cantábrica.
En el área mediterránea el Gravetiense presenta unas características distintas a las del área cantábrica; climáticamente las condiciones son relativamente frías y húmedas con periodos de hielo y deshielo; esta misma situación permite tener una alternancia entre paisaje de bosque y estepa y la fauna está representada por ciervos, cabra montés, conejos...
Son pocas las atribuciones que se pueden hacer al arte gravetiense en la Península Ibérica.





5. SOLUTRENSE
También diferenciaremos dos zonas que quedarían delimitadas por un eje imaginario que va desde Portugal hasta el suroeste francés pasando por el centro de la Península; esta diferencia de zonas es fundamentalmente de carácter industrial. El Solutrense en la Península se presenta dotado de un gran polimorfismo industrial entre las zonas cantábrica y el área extracantrábrica.
Las condiciones climáticas eran frías y secas con algunas oscilaciones más templadas y húmedas; el paisaje estaba compuesto por praderas/estepas con pinos y especies termófilas en los pasajes más templados; la fauna era periglaciar (caballo, bisonte, ciervo, cabra...)
Desde el punto de vista cronoestratigráfico habría que situar el Solutrense en un momento final del Würm IV
* SOLUTRENSE INFERIOR: escasamente representado en el sur de la península, sólo en la zona valenciana tienen alguna presencia.
* SOLUTRENSE MEDIO: está algo mejor representado en la zona sur y centro.
* SOLUTRENSE SUPERIOR: vuelve a aparecer en la zona valenciana.
* SOLUTRENSE SUPERIOR EVOLUCIONADO: tal vez sea la mejor representada y la más característica de la zona mediterránea.
* EL SOLUTRENSE EN PORTUGAL: en general las industrias tienen un aspecto clásico y se encuadran en el área del Solutrense extracantábrico, ya que las fases finales presentan las puntas de muesca de retoque abrupto y las puntas de aletas y pedúnculo.

6. MAGDALENIENSE
* GENERALIDADES: los últimos seis milenios del Paleolítico Superior ofrecen un aspecto de máximo desarrollo cultural, industrial y de creación artística.
El Magdaleniense es, sin duda, el complejo cultural mejor representado en la Península; así como el momento en que las industrias (lítica y ósea) y la producción artística alcanzan su mayor grado de perfección técnica.
La cornisa cantábrica fue un territorio privilegiado para los magdalenienses; durante esta época existe una tendencia generalizada a la especialización de la caza (ciervos, cabra...) y se intensifica la pesca y la actividad marisquera. El Magdaleniense cantábrico se desarrolla a lo largo del Tardiglaciar (Würm IV) coincidiendo con sus momentos más fríos.
* EL MAGDALENIENSE CANTÁBRICO ARCAICO Y EL MAGDALENIENSE INFERIOR: se caracteriza por las puntas óseas de sección aplanada y las azagayas con monobisel en espiga. En la industria lítica del Magdaleniense Inferior el útil más característico es el raspador nucleiforme.
* EL MAGDALENIENSE MEDIO: incorpora los protoarpones y algunas obras de arte mueble; se caracteriza por un predominio de los buriles frente a los raspadores. Las hojitas de dorso y los perforadores aumentan su tamaño; en la industria ósea predominan las secciones circulares, aplanadas o triangulares, muy característico son las finas azagayas monobiseladas o con doble bisel.
* EL MAGDALENIENSE SUPERIOR Y FINAL: se inicia durante la fase fría del Dryas II. Las industrias líticas muestran un descenso de las hojas de tamaño medio-grande, mientras que las hojitas retocadas tienden a aumentar; se mantiene el dominio de los buriles sobre los raspadores. Las industrias óseas se caracterizan por el alto número de varillas y azagayas y la aparición de protoarpones. Las principales muestras de arte mueble están realizadas sobre hueso y asta.

TEMA XII EL PALEOLÍTICO SUPERIOR EN EUROPA, ASIA Y ÁFRICA


(TEMA 7) TEMA XII
EL PALEOLÍTICO SUPERIOR EN EUROPA, ASIA Y ÁFRICA

1. INTRODUCCIÓN
El Paleolítico Superior se inicia hacia el 40.000 B.P y se corresponde con la tercera y cuarta grandes oscilaciones frías de la glaciación del Würm; se considera que esta etapa termina hacia el 10.000 B.P con la oscilación del Alleröd que marca una mejoría climática. Esta época fue de gran desarrollo de la fauna glacial cuya caza y consumo constituyó uno de los principales recursos para el Hombre.
La expansión del Paleolítico Superior coincide con la aparición del Homo Sapiens Sapiens, los cuales coexistieron con los Neandertales. El Paleolítico Superior se caracteriza por las innovaciones en la cultura material, la extensión de las tallas y el empleo de nuevos materiales; y los hechos fundamentales que marcan a las culturas que se suceden en este tiempo son las preocupaciones estéticas (uso de adornos) y religiosas.

2. EL PALEOLÍTICO SUPERIOR INICIAL
* EL CHATELPERRONIENSE O PERIGORDIENSE INFERIOR: El paso de la época y de la cultura del Hombre de Neandertal a las del H. sapiens spiens se produce en el Würm; la transición de dichas épocas se produce sin ruptura aparente.
EL Chatelperroniense se caracteriza por ser una industria de transición entre el Musteriense y el Paleolítico Superior. El tipo humano característico de este periodo es el Neandertal, aunque debió ser coetáneo de los primeros cromañones (aproximadamente durante 13.000 años).
El marco paloeambiental centra el desarrollo de esta cultura a lo largo de un periodo frío dominado por especies como el reno, rinoceronte lanudo y hay una homogeneidad climática; en cuanto a la flora el Chatelperroniense se inicia al final de una de una fase climática cálida, hay abundancia de pinos, encinas, olmos..;el progresivo deterioro climático conllevará a una sustitución de la masa forestal por cubierta vegetal y arbustiva.
El complejo industrial tiene carácter musteroide (raederas y pequeños bifaces) y empiezan a aparecer una serie de nuevas piezas, como el cuchillo de Chatelperrón (hoja apuntada con uno de sus bordes ligeramente curvado) también aparecen los primeros adornos. Los lugares de habitación son bastantes toscos, construidos con las defensas de los mamut.
* LA CULTURA DE SUNGIR-KOSTIENKI I,5 EN EUROPA DEL ESTE: La comparación de los yacimientos de Sungoir y Kostienki han permitido definir este estadio incluido dentro del Paleolítico Superior inicial en la zona del este de Europa. El utillaje se caracteriza por la existencia de puntas triangulares de pequeño tamaño junto con raspadores.
* EL SZELETIENSE EN EUROPA CENTRAL: El Paleolítico Superior inicial en Europa Central aparece siempre asociado a puntas foliáceas. Estaban en una fase climática templada y el conocimiento de su habitad, adornos...es muy escaso.
* OTRAS CULTURAS DEL PALEOLÍTICO SUPERIOR ANTIGUO: En el sur de Europa y la zona mediterránea se desarrollaron tres facies encuadrables en el Paleolítico Superior inicial: Uluziense de Italia, cultura de Bacho Kiro en la península Balcánica y otros restos menores en el Próximo Oriente.
* EL AURIÑACIENSE: Es el primer gran periodo cultural del Paleolítico Superior y se desarrolla a lo largo de los dos primeros estadios de la glaciación Würm. El clima no era extremadamente riguroso; en las zonas loéssicas no se apreciaba permafrost, crioturbación...como más tarde sucedería. Es a partir de 1960 cuando comienza la historiografía de este periodo; y se han establecido 4 fases para diferenciarlo (0 ó Protoauriñaciense; 1 ó Inferior; 2 ó Medio y varias fases evolucionadas).
El hombre asociado a esta etapa es el Hombre de Cromagñon y fue un periodo que se caracterizó por una unidad cultural. Las variaciones climáticas también incidieron en la fauna y flora; el Auriñaciense se inicia con un periodo relativamente frío y húmedo con una clara presencia de reno, caballos, ciervo y jabalí; predominan los pinos, encinas, avellanos..; en el Auriñaciense I el clima pasa a ser mucho más frío y húmedo y aparecen los osos de las cavernas, mamut, rinoceronte lanudo...y la flora evoluciona a un paisaje de enebros en las laderas y el resto se cubre con una capa herbácea. El Auriñaciense
II se caracterizó por un clima menos frío y más húmedo que propició el desarrolla el ciervo (manteniendo algunas especies anteriores) y el grado de humedad aumentó la masa arbórea y la estepa retrocedió; pero el recrudecimiento del clima vuelve a traer las condiciones del Auriñaciense I a la fase evolucionada.
Uno de los rasgos distintivos de las industrias líticas del Auriñaciense es la escasa preocupación por las materias primas y hay un gran auge de las técnicas de fabricación de útiles sobre materias primas animales. Las industrias líticas de este periodo ven aparecer un tipo de raspadores espesos llamados carenados; también surgen hojas con retoques continuos, planos y escamosos; aparecen las hojitas Dufour (pequeñas y pocos espesas). Durante el Auriñaciense aparecen por primera vez los útiles sobre hueso y se perfecciona la técnica de extracción de varillas de astas utilizando buriles. Son muy numerosas las estructuras de habitación encontradas de este periodo y en la mayoría de yacimientos los restos faunísticos nos hablan de una economía basada en la caza (reno, caballo, oso de las cavernas, mamut...). Las sepulturas en el Auriñaciense aparecen perfectamente organizadas; generalmente son inhumaciones individuales y están en las proximidades de las habitaciones. En este periodo se desarrolló el arte mueble y son representaciones zoomorfas en marfil; no podemos hablar en este periodo de arte rupestre sino más bien de arte sobre bloques caídos de las paredes y decorados con representaciones geométricas.
* EL GRAVETIENSE: También llamado Perigordiense Superior, por algunas escuelas, se presenta como la primera corriente unificadora a escala europea con una unidad cultural en la industria lítica, estructura de habitación y las pequeñas esculturas femeninas (Venus). Para su estudio es el periodo cultural que sucede al Auriñaciense (ya que hay polémica entre los historiadores).
El Gravetiense se desarrolló durante una fase climática muy fría y seca donde abundaban los renos, mamut, rinocerontes lanudos, lemmings...en la parte de Europa Occidental el clima también era muy riguroso pero mucho más húmedo, lo que favoreció la existencia de ciervos. La flora varía mucho desde las fases más frías (estepa) hasta valles (encinas, tilos, fresnos...).
El utillaje lítico del Gravetiense está caracterizado por la punta de La Gravette que constituye un lazo de unión entre series industriales muy diversas; la clasificación de los útiles líticos se basa en primer lugar en las formas de piezas líticas destinadas a insertarse en astiles; aunque una de las particularidades del Garvetiense es la presencia más o menos abundante de determinadas piezas que caracterizan un yacimiento concreto (algunas presentas puntas, pequeños buriles...); el utillaje óseo también está representado en este horizonte cultural (azagayas). Las estructuras de habitaciones son numerosas y a menudo complejas (algunas eran fosas circulares ovales semiescavadas en el suelo helado delimitadas por huesos donde hay uno o más hogares; otros eran de gran dimensión al aire libre...)Las cuevas o abrigos decorados no son muy numerosas y solían estar en la entrada o en zonas poco profundas de la cueva. En esta fase aparecen los primeros objetos de hueso decorados y se han encontrado estatuillas de arcilla modeladas, también de este periodo son las llamadas Venus gravetienses (pequeñas figuras de marfil, hueso o piedra de representaciones femeninas (gran volumen del pecho, vientre y caderas y la cabeza, brazos y piernas están proporcionalmente atrofiados).
* LA CULTURA DE KOSTIENKI I: se localiza fundamentalmente en Europa Oriental y presenta grandes estructuras de habitación con numerosos hogares. Los útiles son puntas de muesca con un pedúnculo alargado. También aparecen estatuillas de marfil o arcilla cocida con siluetas de animales (mamut). Este periodo se sitúa justo antes del máximo glaciar de la última glaciación.

3. EL PALEOLÍTICO SUPERIOR MEDIO. GENERALIDADES
A la fase fría de existió durante el Auriñaciense le sucedió un episodio cálido con una gran subido del nivel del mar (el estrecho de Bering quedó cubierto por las aguas); pero las condiciones climáticas que aparecieron con posterioridad alteraron los sustratos sedimentarios de la primera fase.
El inicio del Paleolítico Superior medio se caracteriza por la aparición de un determinado número de innovaciones técnicas; aparecen útiles compuestos sobre astiles de madera, asta o hueso sobre los que se sujetarían a base de resina (azagayas). Referente al hábitat se desarrollaron auténticas aldeas o poblados que actuaban como campamento base. Las sepulturas se perfeccionan siguiendo una línea evolutiva.  La fase del Paleolítico Superior medio se sitúa durante el pico de máximo frío de la última glaciación; hay un despoblamiento de Europa central mientras que la zona del suroeste y sureste de desarrollan pero de una forma separada.
* EL SOLUTRENSE: es una etapa cultural que da la impresión de aparecer de forma brusca, sin antecedentes; hay varias teorías sobre su origen. La repartición geográfica abarca diversos focos (centro y sur de Francia, Pirineo francés, norte de Cataluña...)
* EL MEDIOAMBIENTE: el Solutrense se inicia con un periodo frío y seco donde el reno es la especie dominante; posteriormente hay algunas oscilaciones climáticas templadas y húmedas que se intercalan con los periodos fríos.
- El Solutrense en Europa Occidental: en Francia y la Península Ibérica aparece en esta época un utillaje de aspecto sorprendente debido fundamentalmente a la innovación que suponía el retoque plano, estrecho y de bordes subparalelos; representan los útiles más elaborados del Paleolítico Superior.
El Solutrense en la zona clásica se divide en tres periodos sucesivos caracterizados por un útil dominante; el Solutrense Inferior presenta unas puntas cuya cara ventral es plana, en el Solutrense Medio las puntas adoptan forma de hoja de laurel y en el Solutrense Superior los útiles más característicos son la punta de muesca con un pedúnculo destacado para facilitar su enmangue y las hojas de sauce, también de este periodo son las agujas con perforación.
* EL HÁBITAT: el conocimiento que se tiene de las tres fases d Solutrense es relativamente escaso y se limita a delimitaciones de hogares de diversas formas en el interior de las cuevas y abrigos. Cabe suponer que el clima riguroso obligó a los hombres a refugiarse en estos lugares.
* EL ARTE: el arte mobiliar es poco importante y está representado por restos óseos y piezas dentarias decoradas con trazos paralelos incisos y numerosos colgantes. En lo referente al arte parietal esta fase es famosa por los bajorrelieves esculpidos con cuadrúpedos. También cabe destacar que cada día hay más arte rupestre.
- Evolución cultural en la Europa del Este: después de la época de las estatuillas el máximo glaciar convirtió toda Europa Central en inhabitable, aunque algunos yacimientos demuestran que hubo un hálito de vida basada en la caza selectiva del mamut (alimentaria y como materia prima). Las habitaciones son generalmente de forma circular semiexcavadas en el suelo y recubiertas con restos óseos de mamut. La industria lítica y ósea se caracteriza por su microlitismo (piezas de pequeño tamaño).

4. EL PALEOLÍTICO SUPERIOR RECIENTE. GENERALIDADES
Después del máximo frío de la glaciación Würm el clima se atempera durante un largo periodo entrecortado por algunos capítulos rigurosos del Dyras. Para el momento cultural es preferible hablar de diversas culturas regionales; se trata de un mosaico magdaleniense.
El Magdaleniense puede considerarse como la primera civilización europea occidental.
* EL MAGDALENIENSE: engloba la diversidad de culturas e industrias distribuidas a lo largo del Tardiglaciar (Würm IV). Basándonos en las estratigrafías francesas se establecieron seis estadios   clásicos de esta cultura (numerados con números romanos).
Flora y fauna: las diferentes oscilaciones cálidas y frías, húmedas y secas tienen gran influencia en la fauna y flora. Durante las etapas templadas domina el caballo, renos, bisontes, uros...entre un paisaje de bosques de hoja caduca y extensas praderas; en las épocas más rigurosas la especie más representativa es el reno con una menor presencia de las anteriores especies y una regresión del bosque en favor de las praderas. El Magdaleniense fue una cultura de cazadores adaptada a las zonas de altura media con respecto al nivel del mar  y su base económica era la caza y dependiendo de la zona podía ser el caballo, el reno o el mamut en la Europa del Este.
Aspectos socioeconómicos: el equilibrio entre las necesidades y la disponibilidad del medio es el resultado de una organización económica bien establecida; la necesidad de materia prima lítica de buena calidad es motivo de una búsqueda y una organización.
Hábitat: la mejoría del clima permite mantener la tradición de los hábitat gravetienses (campamentos al aire libre y organización del espacio interior). La organización social de estos habitantes debía ser muy compleja así como la gestión económica.
Los enterramientos: los magdalenienses enterraban a sus muertos, pero son muy escasas las sepulturas que se conocen, el tipo de inhumación más común es la fosa poco profunda y no existe diferencia entre niños y adultos; poseen ajuar con útiles y están adornados con colgantes (hechos de conchas o dientes).
El arte: en este periodo se produce el apogeo del arte paleolítico y no sólo en las profundidades de las cuevas sino también al aire libre.
El arte mueble: los instrumentos (armas y útiles en hueso o asta) se convierten frecuentemente en los soportes de decoración elementales. Aparecen grabados sobre los fustes de los bastones perforados y son miles de objetos los decorados o esculpidos creados por los magdalenienses.
- La cultura de Mezin-Meziric en la Europa del Este: en el Paleolítico Superior reciente emerge en la Europa del Este una civilización especializada en la caza del mamut llamada cultura Mezin-Meziric (por los yacimientos). Una de sus peculiaridades son los hábitat permanentes a base de restos óseos y defensas de mamut; parece constatarse la domesticación del lobo. La cultura material está dominada por buriles y la industria ósea se realiza fundamentalmente sobre marfil.
- El Hamburguiense: de forma paralela a la cultura Mezin-Meziric se desarrolla otra cultura en el área meridional del Mar del Norte dedicada al reno gracias a la retirada del Inlandsis escandinavo. En cuanto a su industria lítica se aprecia una gran preocupación por la materia prima y por el tallado de las piezas escogiendo generalmente el sílex. Su hábitat estaría compuesto por tiendas transportables pero sin estructuras permanentes.
- El Epigravetiense: en el sureste de Europa (Italia) y en Europa central (Austria y Suiza) se desarrollaron unas facies derivadas del Gravetiense y sincrónicas de los momentos finales del Solutrense y del Magdaleniense. El Epigravetiense se inicia con un periodo frío con abundancia de uros, caballos, jabalíes, conejos...su época final está marcada por un recalentamiento y un incremento de la lluvia (lo que pudo favorecer los campamentos al aire libre). Las manifestaciones artísticas mobiliares son muy numerosas, el soporte inicial son grandes bloques calizos.

5. EL PALEOLÍTICO SUPERIOR EN ASIA
Dividiremos en dos partes este continente, Asia Occidental (Próximo Oriente, Arabia, Irán e Irak) y Asia Oriental (Sureste asiático, China y Japón). Las cadenas montañosas de los Urales o el Himalaya fueron barreras casi infranqueables para el contacto entre diversas poblaciones.
Debido a la diversidad geográfica y a las extremas condiciones climáticas se puede afirmar que el paso del Hombre cuaternario en estas zonas debió ser rápido.
* EL PALEOLÍTICO SUPERIOR EN ASIA OCCIDENTAL: está escasamente representado en esta zona.
- El Emiriense: las investigaciones confirman la existencia de una transición autóctona con una progresiva sustitución de la talla Levallois por una especialización en la talla laminar. En los yacimientos encontramos la presencia de numerosas hojas y hojitas, los raspadores son espesos y también hay raederas; el útil más característico es la Punta de Emireh.
- El Auriñaciense: está concebido como una industria productora de hojas, raspadores y buriles; ahora la progresiva desaparición del utillaje mustero-levalloisiense es muy evidente y es sustituido por unas puntas similares a las europeas.
- El Atlitiense y Kebariense: se corresponden con el Paleolítico Superior final; el Atlitiense cuenta con una industria de buriles prismáticos, raspadores, raederas y cuchillos de dorso y en el Kebariense se aprecia una sustitución de gran parte de estos complejos por una industria de hojitas de dorso. Todo esto coincide, como en Europa, con una mejoría del climática que favorece le desarrollo de las culturas.
* EL PALEOLÍTICO SUPERIOR EN ASIA ORIENTAL: sólo tenemos datos de la zona de China, donde las terrazas encontradas en las excavaciones han proporcionado una industria laminar con numerosos raspadores, denticulados y buriles asociados a cantos trabajados; y se han encontrado restos de Homo erectus.



6. EL PALEOLÍTICO SUPERIOR EN ÁFRICA
Las especiales condiciones geográficas de África determinaron que hubiera tres variaciones culturales en tres zonas, el norte de África, la zona oriental y África del Sur.
Durante las épocas glaciares y interglaciares del Pleistoceno en Europa en África se sucedieron etapas pluviales e interpluviales: Kageriense-Kamusiense-Kanjeriense-Gambiliense.
La fauna en líneas generales es parecida a la de otros continentes e introduce a especies como el elefante, jirafa, gacela...
* EL PALEOLÍTICO SUPERIOR EN EL NORTE DE ÁFRICA
- El Ateliense: está caracterizado por la aparición de puntas pedunculares con posibilidad de enmangarse en astiles. Se subdivide en tres fases; en la primera está la técnica Levallois (raederas, raspadores), en la segunda las puntas pedunculares son muy numerosas y en la tercera fase dichas puntas comienzan a tener unas incipientes aletas.
- El Sebilliense: se desarrolla fundamentalmente en el Nilo y tiene un marcado carácter mustero-levalloisiense; las tres fases muestran una evolución hacia técnicas laminares.
* EL PALEOLÍTICO SUPERIOR EN EL ÁFRICA ORIENTAL: En este área se identifican dos grandes culturas que se entremezclan y se confunden sus zonas de influencia, son el Lupembiense (utillaje de pequeños bifaces, hendedores pequeños...) y el Stillbayense (surge de un levalloisiense evolucionado).
* EL PALEOLÍTICO SUPERIOR EN ÁFRICA DEL SUR: recibe el nombre de Stillbayense, y generalmente se trata de yacimientos al aire libre (aunque hay cuevas) y la industria está compuesta por puntas foliáceas, hojas de dorso y algo muy parecido a las hojas de laurel solutrenses.







vada� = t : �9Q �_M verter ProductID="1600 cm" w:st="on">1600 cm), la columna vertebral y las extremidades son muy similares.
- LOS NEANDERTALES DE EUROPA. El cráneo es voluminoso y la capacidad craneal está en 1625 cm³; el arco supraorbital es espeso y continuo, la frente huidiza y el aplanamiento de la bóveda craneal es notable.
Los neandertales en la Península Ibérica. Cabe destacar la cueva de la Carigüela de Piñar (Granada). Hay toda una serie de restos más o menos aislados con una cronología que abarca desde final del Pleistoceno Medio (p.e. un quinto metacarpo en Los Casares, Guadalajara)
- LOS NEANDERTALES EN ÁFRICA Y ASIA.


*
PROBLEMAS FILOGENÉTICOS SOBRE LA TRANSICIÓN ENTRE LOS NEANDERTALES Y EL HOMO SAPIENS SAPIENS. Parece razonable admitir que mientras los neandertales se estaban extinguiendo en Europa aparece en otro lugar una nueva población, dotada de una mayor fecundidad, superioridad técnica que habría sobrevivido a aquellos después de un largo periodo de coexistencia y posible hibridación.
La población de neandertales y los Homo sapiens (Hombres de Cromañón) vivieron simultáneamente en Europa al menos durante 10.000 años; aunque fueron estos últimos los que siguieron proliferando.

* EL HOMO SAPIENS SAPIENS. Es el inicio de nuestra andadura. Su estatura media era de 1,65 m, su esqueleto estaba formado por huesos ligeros y frágiles, la frente es alta y la visión ortogonal, su capacidad craneal es de 1450 cm³. Esta nueva especie puebla todo el mundo.


* ÁRBOLES FILOGENÉTICOS.  Cada nuevo descubrimiento o cada método de investigación alimenta la proliferación de teorías relativas a las relaciones  genealógicas del género humano. En la actualidad se utilizan sofisticados métodos estadísticos para explicar el origen del hombre.