Mostrando entradas con la etiqueta Tebas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tebas. Mostrar todas las entradas

Arqueólogos hallan dos estatuas de dignatarios egipcios en Tebas

Un equipo de arqueólogos dirigidos por el francés Christophe Thiers ha descubierto en las ruinas de Ermant, al sur de Luxor (antigua Tebas), dos estatuas de dignatarios egipcios, una que representa a Nebamon, escriba y médico del faraón, y otra al clérigo Ramose


Además, han sacado a la luz un fragmento de pared de un templo con relieves, según informó en un comunicado el Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS), al que pertenece Thiers.

En las mismas ruinas también aparecieron hace unos días cinco cabezas de faraones esculpidas en la piedra.

La estatua de Nebamon, en roca calcárea y de 93 centímetros de altura, muestra la figura de este escriba y médico con una estatua en sus rodillas del dios Montu protegido en una naos o santuario sagrado en la parte interior de un templo.

Ese personaje ya era conocido por otra estatua desenterrada en Ermant en 1980.

La segunda encontrada ahora, en granodiorita de 68.5 centímetros de altura, muestra a Ramose, contemporáneo de Ramsés II, que expone en una mesa de ofrendas dos cabezas de halcón que personifican al dios Montu.

El CNRS subrayó que se trata de una pieza "única" y que por ahora sólo se conocía a Ramose por una estatua conservada en Chicago y por su presencia en una tumba de Tebas en la que participa en una procesión en honor del dios de Ermant.

El relieve del templo dedicado al dios Montu-Re es un bloque de piedra calcárea de 160 x 130 x 40 centímetros en el que se puede distinguir al dios de la muerte Anubis con cabeza de chacal. Según la primera datación, es del reinado de Amenemhat I, hacia el año 1.990 antes de Cristo.

Por último, las cabezas de faraones, de entre 61 y 84 centímetros, han salido a la luz al desenterrar los cimientos de la parte delantera del templo de Montu-Re.

Se encuentran en buen estado de conservación, ya que todavía se pueden distinguir pigmentos azules en la barba y rojos en la carne y en parte de la corona. Aunque no llevan asociado ningún jeroglífico que especifique el nombre, los arqueólogos estiman que remontan a la época del Medio Imperio.

Su descubrimiento ha sido consecuencia de los trabajos de la misión conjunta del Instituto Francés de Arqueología Oriental, del Centro Franco-Egipcio de Estudio de los Templos de Karnak y del Laboratorio de Arqueología de las Sociedades Mediterráneas de Montpellier que se lleva a cabo desde 2004 en Ermant, la antigua Hermonthis, a unos kilómetros al sur de Luxor. 

Hallada en Egipto la tumba de un médico de los faraones




La necrópolis de Abu Sir, situada a las afueras de El Cairo, ya cuenta con un nueva atracción para los amantes de la egiptología. Se trata de la tumba de un médico real que data de la V dinastía del Imperio Antiguo (2686-2181 a.C.), y que ha sido descubierta por un equipo de arqueólogos checo, según ha informado el Ministerio de Antigüedades de Egipto.


El sepulcro ocupa una superficie de 14 por 21 metros, tiene una altura de cuatro metros, y está construido en piedra caliza. A partir de las inscripciones grabadas en la puerta, se ha podido saber que el monumento funerario pertenece a Shepseskaf Ang, el jefe del equipo de médicos reales, y que ocupaba una posición de un elevado estatus social en la sociedad egipcia de hace unos 4.000 años. 

“Este descubrimiento es importante porque esta es la tumba de uno de los grandes doctores del tiempo en el que se construyeron las pirámides, y era uno de los médicos más estrechamente vinculado con el faraón”, declaró en un comunicado público Ibrahim Alí, el ministro de Antigüedades de Egipto. Esta es la tercera tumba de un facultativo que se descubre en la necrópolis de Abu Sir, donde se encuentran varias pirámides dedicadas a faraones pertenecientes a la V dinastía. 

La estructura de la sepultura consiste en un amplio patio interior, una falsa puerta de entrada, y ocho cámaras mortuorias dedicadas a Shepseskaf Ang y a sus familiares. Entre los títulos que ostentaba el médico figuran el de “Sacerdote de Ra (el Dios del Sol)”, y “Sacerdote de Khnum (el Dios del Nilo), lo que da idea de su distinguida posición social. Los expertos del Ministerio de Antigüedades consideran que Shepseskaf Ang ejerció de facultativo de varios faraones pertenecientes a la V dinastía.

El director de la misión de arqueólogos checos Miroslav Barta explicó que las sepulturas individuales de la necrópolis de Abu Sir fueron construidas a partir de la mitad de la V dinastía, por lo que datan de hace aproximadamente unos 4.000 años. Además de esta última sepultura, en este yacimiento arqueológico se han encontrado numerosos monumentos funerarios dedicados a varios sacerdotes y altos funcionarios que trabajaron en la construcción de las pirámides y los templos en homor del Dios Ra.

Barta considera que aún es posible descubrir nuevas tumbas y momias en la necrópolis de Abu Sir, en la que el Instituto Checo de egiptología, asociado a la Facultad de las Artes de la Universidad de Praga, lleva a cabo excavaciones desde el año 1976.



Abu Sir está situada en la provincia de Giza, unos pocos kilómetros al norte de las pirámides de Sakkara, y sirvió de cementerio para la clase dirigente de la antigua capital egipcia de Memfis. El recinto cuenta con 14 pirámides, la mayoría pertenencientes a faraones de la IV dinastía, además de varios templos dedicados al Dios Ra. En este yacimiento se encontraron una gran cantidad de papiros del Antiguo Imperio, muchos de los cuales fueron adquiridos por museos europeos, donde se exhiben actualmente.